Amor en la pluma de poetastrabajando

FELIZ DíA DEL AMOR Y LA AMISTAD

Yo sé bien, Cristo bendito, 
que mi cerebro obra y piensa
a través de mi conciencia,
la cual te pertenece a ti.

Y hoy me has pedido que exprese
a todas mis amistades
decirles que habré de amarlas
aún nos separen distancias.

Le dictaste a mi conciencia,
que le escriba a todas ellas,
que nuestro amor para ellas
es tan grande, como tú.

Y que este mes de febrero
recibirán bendiciones
de un Cristo que aún con lesiones
no los quiere ver sufrir.

Y también Tú me insinuaste
que a través del pensamiento
les envíe un ramo de rosas,
las cuales sean tan hermosas
como esta bella amistad.

Amigas y amigos míos:
he de amarles hoy y siempre
pues es Dios quien nos unió
a través de la poesía
que al igual que Él nunca murió.

Feliz día del amor
y que la amistad dé frutos
a cuantos amen la vida,
con alegría y sin dolor.

Jorge Sierra

A NUESTRO BESO 

Labio más labio,
 risa  fruta fresa,
 destilo de uva
 y pasaje a la manzana.
 Beso mojando lo mío tuyo
 Línea de lo contento: rayita feliz.
 Movimiento  codorniz
 estrelllita fugaz, 
 erizo de gato
 y uña de tigre.
 templo de sonido 
 con humedad para pecar
 menta y azucena.
 en nubes y temblor
 a la hora de vos y yo.

Russo Dylan – Galeas Maynor

TÁCTICAS AL AIRE 

Yo con un beso estratégico,
Tú con dulces de cañandonga,
Yo con cigarrillos y  ron  en la mesa,
Tú con canela entre las piernas.


Yo con la curiosidad  oligárquica y citadina
Tú con la espontaneidad y tres girasoles,
Yo con el semáforo en luz amarilla,
Tu esperando en la tarde al  lucero.

Yo con mi argucia a prueba
Tú con la sonrisa desprevenida,
Yo  aturdido por tu falta de pistas
Tú tranquila frente a mis planes.

Silencios Oscuros

 APONTAMENTOS SOBRE O AMOR 

Parte I
O meu amor é uma grande lança
para o fim.
Para o começo é forte.
Distorce os meus sentidos.
E os meus pensamentos riem de mim.
Da minha dor e do meu prazer.

Eu gostaria que me enxergasse assim:
morto, absorto, saciado.
As tuas garras apenas um
colibri  a me enganar.

Quando tu vieres
estarei a espera
que me envergues como arco
e me lances em flecha ao infinito.
E assim que descer… se descer…
Estarei livre da prisão de te querer.

Parte II 

Eu odeio o teu pudor.
A tua doçura.
A tua carne macia.
O teu silêncio.
E a minha dor.

Olha pra mim!
Me veja como menino,
indefeso,
com medo do teu amor.
Vá pro teu regaço.
E neste caso,
não pense em mim.
Me deixe assim:
fora de mim.
Sem nexo, perplexo e feliz.

Anajara Lopes

AHÍ, ALLÁ 

Cómo no ir a buscarte… si 
ahí, en aquel río que dibujamos juntos
fue donde azules y libres
corrimos enamorados
y donde verdes, nuestros pies 
por primera vez, se entrelazaron.

¿Por qué no allá?

Si ese nido de silencio
nos acogió y nos mezcló
hasta ser y sentir 
el mundo escrito sin acentos.

Ahí… allá, nuestros lugares
valles de verdades, sombras
de inquietudes.

Ahí, porque tuvo la magia de crearte
allá, porque arqueó al carácter intenso
y en ambos, por el viento que nos tocó.

Como no ir a buscarte, si ahí
te amé
si allá
me amaste.

Chico Malo

AMOR LUSITANO

Havia um coração hermético
Há, hoje, um coração em compulsão
Havia um coração fatigado
Hoje, há um coração em fagulhas
Havia um samba triste
Hoje, há um fado reluzente
Havia um idioma desconhecido
Hoje, há um idioma próximo, quase íntimo
Há um amor além-mar
Sinto-te e te desejo sem tocar-te
Teu sorriso me embriaga, entorpece, fascina
Não posso imputar um coração solitário
As vicissitudes da vida te trouxeram até mim
Não foi o acaso, nem um coração peregrino
Nem a pérfida solidão
Foi alquimia da vida
Foi e é mais um desígnio metafísico, miraculoso
Hoje, há corações miscíveis
Há um encontro lusitano
Há em mim… um amor lusitano!

Flor Brasil

 BESOS

Besos que llevan tu aliento 
Besos que son suspiros y tocan el alma
Besos que no tienen tiempo, ni distancia
Besos que llevan el dulce sabor de tus labios
Besos que el silencio vuelve palabras 
Besos que roban a la vida los recuerdos
Besos que hacen vibrar el alma
Besos que llevan vida, cuando dicen me amas
Besos simples que llenan el alma
Besos que sellan mis labios por una eternidad
Besos, solo Besos de mi alma a la tuya.

bilpfm4V

NINGUNA PALABRA DE AMOR 

puede ser más que una improvisación.
En todas nos recreamos
como amores antiguos, renaciendo.
Y en todas nos sepultamos
como tristezas nuevas, muriendo.

Por eso amamos con entusiasmo, ávidamente,
porque no hay más formas de amar que así:
– amando, como si amar no fuera
más que una finalidad en sí misma,
un extremo a qué apuntar,
un norte fuera de una brújula
extraviada de su función…

Amamos porque la alternativa no existe,
y amar es mucho más dulce que apenas ser
– sin gracia, sin cielo, sin pájaros accidentales,
todo descubierto en un instante insospechado
que no existiría una hora antes,
simplemente por no haber palabras para amar…
y el amor también ser hecho de palabras !

Henrique Mendes

CUANDO VENGAS A MÍ

Cuando vengas a mí trae un poema
encendido en misterios de tu alma
y el manojo de sueños peregrinos
con que inventamos, juntos, nuestro Abril.

Cuando vengas a mí trae tus causas,
tus quiebros, tus astillas y asperezas, 
para cerrar mis signos de pregunta,
para entender qué veo en tu mirada.

Trae el tiempo del hombre aún pequeño, 
los blues donde anudaste la añoranza
y pasillos colmados de recuerdos
donde el pasado aprieta en emoción.

Cuando vengas a mí trae en tus manos
la infinita ternura que te habita,
y la caricia inquieta, irreverente,
con ansias de invadir bajo mi blusa.

Trae sudor y sed sobre la piel,
en frutos del Edén porta intenciones,
y el beso que en mi vientre se aventura 
al despojo de toda resistencia.

Trae todas tus armas cuando vengas.
Yo no me rendiré sin dar batalla.

Leonor Aguilar

SUEÑOS QUE INSPIRASTE

Casi necesitaba escribirte un poema
que relatara lo que cuentan mis sueños,
que nacieran palabras allí donde las
tuyas se hacen magia, versos, poemas…
un poema cuya voz cantara lo que tú
inspiras cuando te puede leer el mundo.
Triste utopía: querer ser como el mar
cuando no soy más que un arroyo vacío. 

En el correr de ese firmamento poético
que son tus palabras cuando escribes,
encontraba un punto donde la armonía
parecía ceñirse a mi piel y a mi alma
en ilimitados recorridos de mar y arena. 
Acostumbrabas decirme tantas cosas
enlazadas al crepúsculo  de mis sueños
en un nudo, amarre marinero exacto,
como los que describes en tus poemas. 

La Luna nos envolvía entre sus velos,
si, donde se amaban nuestras sombras,
y en el arroyo vacío leías aquel poema,
perfecto, que aún no he podido escribir;
pero todos los sueños que inspiraste,
no detuvieron el tiempo en ese instante
porque guardaron la magia del amor
con la que nos encantas cuando escribes.

Zorro del Desierto

DEFINICIÓN DE AMOR

El amor es un misterio 
es la fuerza de toda razón
es aquel que vive en medio
del placer, la alegría y el dolor.

El amor es un modo de locura
es una constante que reina en el delirio
es ser uno proyectado con la dulzura
es desmayarse, atreverse, mostrarse altivo
triste, humilde, valiente, celoso…

El amor es un largo adiós que no se acaba
es ese retraso mágico y milagroso
es prolongar la vida de manera clara
es conquistar en afanosos lides
los besos entre gozos.

El amor es una constante de alegría
es una urgencia perenne de lamento 
es morir mil veces en un solo día
y en cada resurrección contar con el pensamiento.

El amor es candela estremecida
es la llama que alumbra la noche de la vida
Del odio y del rencor es el tormento
es siempre un apacible descanso del recuerdo.

El amor es un refugio que aguarda su retorno
es siempre un constante movimiento
es el sentimiento que cubre todo
de siglo a siglo, de tiempo a tiempo.

mestre

PEQUEÑA MUJER DE ALAS BREVES

No alcanza ni la arena ni las estrellas 
 de siete universos, para escribir  tu nombre
 mujer pequeña, Colibrí de alas breves,
 suspendida en el aire esparces versos.
 
 Deja que mi poesía sea una luz,
 que ni brille ni alumbre,
 que solo sea tuya.
 
 Alza vuelo entre los Robles viejos,
 un zorzal distante. 

 Va a tu encuentro, sobre selvas
 viaja como una sombra para ser tu sombra. 
 
 En fín no alcanzaría mi tiempo terrestre
 para dibujar tu nombre entre las constelaciones.
más australes.

Huilqui

HE VUELTO A CASA

Ya se han ido esos soles magníficos
cada uno calle abajo de sus días,
la noche flota como un barco solitario y agujereado
la noche flota como un ataúd y sus velitas encendidas
y sin embargo acuérdate,
llovizna estrellas sobre los tiempos que son como flores,
flores de un día que pasan con su aroma, sus colores
y filas de carnes trémulas que se cuelgan de sus pétalos
pero se caen con las mismas flores
se demacran con los mismos colores
se pudren con los mismos aromas.
El tiempo pasa sobre la cara de un hombre espantado
abierto a la realidad de su sangre única, maravillosa, irrepetible
y el dedo que apunta a algún lado del universo ya no es suficiente
para abarcar el espacio de esos osarios
 caídos de la historia en esos cuadros antiguos 
como repiques de catedrales con diferentes armonías.
Esos ojos vaciados de futuros
esos retratos antiguos: eso también es historia.
Un minuto de silencio por cada uno que fue padre,
abuelo, bisabuelo, tatarabuelo 
y los que se perdieron irremediablemente 
en la oscuridad de la noche que flota y flota.
Hileras de hombres y mujeres con sus ojos de vitrales
van siguiendo a los nuevos flautistas de Hamelin que los llaman
y ellos van alegres al mundo de las cosas maravillosas,
reales espejismos estúpidos y fugaces,
ellos van con sus cabezas enclaustradas, encerradas, estancadas,
ellos, sí, ellos,
van rondando por las cosas desconocidas del futuro sin futuro
en los que ya no se duda y no se puede volver atrás.
Y en este efímero minuto apenas que tengo para decidir,
pocas cosas tienen algún sentido de justicia para mi alma,
esa cosa que se niega a ponerse en la fila,
que tiene a su alrededor esas hogueras de palabras
que vienen como armas o discursos que te pegan en las sienes
y te sangran te torturan
te someten al presidio de las horas, los días bien dispuestos,
ordenadito a lo que un hombre debe de hacer
o al menos lo que se espera que haga.
Y sin embargo acuérdate,
yo te amo 
y eso es todo lo que cuenta.
Puedo creer que este drama espantoso es sólo una pesadilla
que acabará con mis manos en tu pelo o en tu cintura
pero es mentira: mañana será otro día
mismamente de guerras, hambrunas, de conflictos de baja intensidad,
camisas, corbatas, jefes, mercados, luces de neón,
flashes que te dejan los ojos atónitos y la boca boba
con sus daños colaterales.
Sin embargo acuérdate,
se trata de un día mas y yo te amo simplemente,
tanto, tanto, que a pesar de todo este desastre,
solamente haber sobrevivido para besarte,
hace que mi corazón sepa que bien ha valido la pena.
Y eso es todo lo que cuenta. 
He vuelto a casa.

Sergio Cassarino

San Valentín

SAN VALENTÍN




El día de san Valentín es una celebración tradicional de países anglosajones que se ha ido implantando en otros países a lo largo del siglo XX, principalmente en la que las parejas de enamorados expresan su amor y cariño. Se celebra el 14 de febrero, onomástico de San Valentín. Su origen se remonta a la época del Imperio Romano.

San Valentín era un sacerdote que, hacia el siglo III, ejercía en Roma. Gobernaba el emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, porque en su opinión los solteros sin familia eran mejores soldados, ya que tenían menos ataduras.

El sacerdote consideró que el decreto era injusto y desafió al emperador. Celebraba en secreto matrimonios (de ahí se ha popularizado que san Valentín sea el patrón de los enamorados). El emperador lo encarceló. Un oficial quiso ponerlo a prueba. Lo retó a que devolviese la vista a su hija Julia, que había nacido ciega. Valentín aceptó y le devolvió la vista.

Valentín siguió preso lo ejecutaron el 14 de febrero del año 270. La joven Julia, agradecida al santo, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. De ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderos.

Pero lo de hacer regalos como flores o bombones en San Valentín es algo del siglo XX. Es por eso que se considera a San Valentín el patrón de los enamorados.

Después de que el papa Gelasio I designara el 14 de febrero de 494 el primer día oficial de San Valentín, la festividad fue incluida en el calendario litúrgico tradicional y fue celebrada por la Iglesia católica en los siguientes 15 siglos.

En 1969, bajo el pontificado de Pablo IV, fue eliminado del calendario. Así pasó a ser una fecha con santo pero sin celebración. Pero ya era tarde. El festejo había echado raíces en varias sociedades.

En el siglo XX se convirtió en un gran negocio, cuando la revolución industrial permitió la producción en cadena de tarjetas de felicitación, uno de los regalos más frecuentes del día de San Valentín.

El amor de un Hada

EL AMOR DE UN HADA

No hace mucho tiempo un hada llamada Anfimia fue destinada por Titania (la Reina de las Hadas) a cuidar el Jardín de un viejo hombrecillo que tenia de sobrino a un muchacho guapo, de negros cabellos y muy nostálgico. Su nombre era Damián, y salía todas las tardes con su libro bajo el brazo, hasta avanzadas horas en las noches.

En unos de esos momentos el joven alzó la vista para observar los colores que le entregaba el ocaso y al mirar hacia el rosal vio a una bella joven que resplandecía extrañamente por una luz alrededor de su cuerpo, esta trataba de ocultarse entre las ramas para no ser vista.

– ¿Quién eres? –Preguntó el joven …

 Ella sorprendida de que la pudiera ver le contestó:

-Mi nombre es Anfimia …

-Y dime Anfimia ¿Qué estabas haciendo escondida en el jardín de mi tío?

 Anfimia no sabía que decir, no podía cree que un simple mortal como aquel pudiera tener tan singular belleza.

–  Soy un hada y eh sido destinada a proteger el jardín de tu tío …

 Damián sonrió incrédulo, le parecía extraño que ella se escondiese entre los rosales, y con lo que ella le decía mas le costaba creer. De pronto en un giro que hizo la joven, vió unas luces que nacian de sus espaldas. Ella sonriente le dijo:

– Ahora ves que no te miento.

-¿Me puedes leer la mente?-dijo el joven sorprendido

-Tan solo percibirlo –le dijo sonriendo.

Así pasaban todas las tardes riendo y conversando, caminando y jugando. Hasta que de pronto Anfimia fue llamada por Titania (la reina de las hadas), tenía algo muy serio que hablarle…   

“Elfos, Gnomos y Duendes te han visto compartiendo con un humano, sobrino del dueño del Jardín del cual te destiné a cuidar, pero hay otra cosa que me preocupa: ¿estas enamorada de este mortal?”

Anfimia, conciente que no podía mentir, le dijo:

-Sí madre mía, es cierto, más cuando me di cuenta de mis sentimientos fue demasiado tarde, y ahora ya no los puedo cambiar.

“Hija mia por más que yo te quiera, esto no lo puedo permitir, tu  sabes que nosotras no nos podemos enamorar de algún mortal y si esto llegase a suceder el castigo ya está escrito…”

Así Anfimia fue destinada a ser un rayo de luna que tan solo podía acariciar a su amor cuando éste salía llamándola:

– Mi hermosa Anfimia, que te ha pasado, solo me has dejado. Algo extraño me sucede, que durante el día todo está desolado, pero al llegar la noche con la luz de la luna te siento a mi lado.

Y así buscándola entre los rosales de su tío y clavándose en el pecho cada una de las espinas de las rosas repetía su llamado.

  Titania viendo el sufrimiento de su hija Anfimia y el gran amor que este joven le tenía, solo pudo permitirles una cosa:

Los enamorados solo se podrían ver con el primer rayo de luna que alumbrase aquel mismo lugar donde por vez primera se inició el amor de estos dos jóvenes amantes.

  Y así cada noche se le ve a este amante en el mismo lugar del jardín, junto al rosal esperando el primer rayo de luna. Para poder llenar su corazón de amor con la primera mirada que ella a lo lejos le entrega.

Autor anónimo

El hilo rojo del destino

El hilo rojo del destino

Según una leyenda oriental  aquellas personas que están destinadas a estar juntas tienen un hilo rojo atado a sus dedos, este hilo jamás desaparece, no importa el tiempo que pases en conocer a la persona y tampoco importa el tiempo que han pasado sin verse ni siquiera importa si vive en al otro lado del mundo: el hilo se estirará hasta el infinito pero nunca se romperá.

Este hilo lo llevas contigo desde que naces y te acompañará a lo largo de tu  vida, la mágica leyenda cuenta que el abuelo de la luna sale cada noche a conocer a los recién nacidos, para así atarles un hilo rojo  que decidirá su futuro, un hilo que guiará estas almas para que nunca se pierdan.

Esta es la leyenda :

“Hace mucho, mucho tiempo, un emperador se enteró de que en una de las provincias de su reino vivía una bruja muy poderosa, quien tenía la capacidad de poder ver el hilo rojo del destino y la mandó traer ante su presencia. Cuando la bruja llegó, el emperador le ordenó que buscara el otro extremo del hilo que llevaba atado al meñique y lo llevara ante la que sería su esposa. La bruja accedió a esta petición y comenzó a seguir y seguir el hilo. Esta búsqueda los llevó hasta un mercado, en donde una pobre campesina con una bebé en los brazos ofrecía sus productos. Al llegar hasta donde estaba esta campesina, se detuvo frente a ella y la invitó a ponerse de pie. Hizo que el joven emperador se acercara y le dijo: «Aquí termina tu hilo», pero al escuchar esto el emperador enfureció, creyendo que era una burla de la bruja, empujó a la campesina que aún llevaba a su pequeña bebé en brazos y la hizo caer, haciendo que la bebé se hiciera una gran herida en la frente, ordenó a sus guardias que detuvieran a la bruja y le cortaran la cabeza.

Muchos años después, llegó el momento en que este emperador debía casarse y su corte le recomendó que lo mejor era que desposara a la hija de un general muy poderoso. Aceptó y llegó el día de la boda. Y en el momento de ver por primera vez la cara de su esposa, la cual entró al templo con un hermoso vestido y un velo que la cubría totalmente… Al levantárselo, vio que ese hermoso rostro tenía una cicatriz muy peculiar en la frente.”

El Abrazo de la Serpiente

El Abrazo de la Serpiente (2015)

por Claudio Bringas (Canadá)

Cada año, durante el mes de febrero la Academia de Cine de Hollywood hace entrega de los codiciados premios Oscar, otorgados en múltiples categorías. Una de las categorías donde el cine latinoamericano ha tenido relativamente éxito en los últimos años es en la categoría de mejor película extranjera (mejor película de habla no inglesa). Para este año, la película colombiana Pájaros de verano dirigida por Ciro Guerra y Cristina Gallego estuvo entre las nueve finalistas aunque finalmente no fue elegida para ser una de las cinco finalistas que competirán por una estatuilla. Sin embargo, hace tres años atrás, otra obra del director colombiano Ciro Guerra, El Abrazo de la Serpiente sí fue parte de las cinco películas finalistas que compitieron por un premio Oscar, convirtiéndose en la primera producción colombiana en obtener este logro (la película ganadora en esta categoría fue El Hijo de Saúl, del director húngaro László Nemes).  Basta con hacer un breve análisis de esta película colombiana para entender las razones por las cuales ha sido tan bien recibida a nivel internacional.

                El Abrazo de la Serpiente nos entrega dos relatos (basados en los relatos  de los científicos Theodor Koch-Grunberg y Richard Evans Schultes), que son diferentes pero a la misma vez idénticos. Una parte de la historia está ambientada en 1909, donde conocemos a Theo von Martius (Jan Bijvoet), científico alemán y su guía local Manduca (Yauenkü Migue), los cuales están explorando la region amazónica para encontrar una planta sagrada llamada yakruna. Para aumentar sus posibilidades de tener éxito, von Martius intenta obtener la ayuda de Karamakate (Nibio Torres), un chamán local y último miembro de su tribu. Karamakate, que ha tenido experiencias negativas con el ‘hombre blanco’ en el pasado, naturalmente no confía en von Martius. Sin embargo el científico alemán logra convencer al chamán de sus buenas intenciones y del uso apropiado que hará con la yakruna. De esta manera, Karamakate se une a von Martius y Manduca, y lost res emprenden un viaje hacia las entrañas de la Amazonia.

                Paralelo a esta historia, Guerra nos entrega una segunda y complementaria parte ambientada 31 años en el futuro, en 1940. Similar a la historia de 1909, ahora un envejecido Karamakate (Antonio Bolívar) se encuentra en la región amazónica con un extranjero que anda en busca de la planta yakruna. En este caso se trata de Evan (Brionne Davis), un botánico americano que ha estudiado las notas de von Martius. Karamakate, que ha olvidado gran parte de sus conocimientos chamánicos e incluso la ubicación exacta de la planta de yakruna, incialmente se reusa ayudar a Evan, y solo decide ayudarlo cuando el americano lo convence de su gran devoción por el studio de las plantas (sin embargo, Evan solo está interesado en la yakruna para así obtener caucho de buena calidad ya que las fuentes de caucho estaban restringidas durante la seguna guerra mundial).

                Cabe destacar que las dos historias incluyen una serie de personajes adicionales que van apareciendo a medida que Karamakate y sus acompañantes continuan en su viaje. Es precisamente a través de su viaje que nosotros los espectadores tenemos la oportunidad de conocer pueblos extinguidos y culturas desaparecidas (de hecho, una de las intenciones de Guerra es honrar a pueblos indígenas que ya no existen). A través de este viaje también tenemos la oportunidad de entender los efectos nefastos del colonialismo europeo. Ejemplos de esto abundan en esta película: un sacerdote español que golpea brutalmente a niños indígenas bajo su cuidado con la intención de borrar sus culturas ‘endemoniadas’; la prohibición que estos mismos niños tienen de hablar su idioma indígena (una actividad crucial para poder mantener su propia cultura); las torturas físicas por parte de los explotadores de caucho hacia la población indígena; el impacto ambiental debido a la explotación de recursos naturales. Claramente, los temas que Guerra toca en esta película son bastante interesantes y relevantes. Sin embargo, con El Abrazo de la Serpiente Guerra no solo nos presenta temas para satisfacer nuestros intereses intelectuales, sino que nos entrega un festín para nuestros sentidos visuales y auditivos. La selva misma pasa a convertirse en unos de los más importantes personajes de esta cinta, un personaje que no perdona equivocaciones. Es más, al filmar esta película casi completamente en blanco y negro (en esto esta cinta se semeja a La Sombra del Caminante, primer largometraje dirigido por Guerra), además de usar una multitud de idiomas, entre ellos varios idiomas indígenas tales como Ocaina, Ticuna, Bora, Andoque, Yucuna, y Muinane, El Abrazo de la Serpiente tiene una cierta apariencia de un documental, permitiéndo que el espectador se inmerse en un mundo diferente, un mundo que ya no existe de la misma forma, que se ha perdido y que jamás se podrá recuperar.

A 35 años de la muerte de Cortázar

A 35 años de la muerte de Cortázar

Julio Cortázar fue uno de los escritores que revolucionó las letras hispanoamericanas desde los años 50, principalmente con sus relatos, aunque también dejó su huella en el campo de la novela y la poesía. El 12 de febrero de 1984 moría el autor de ‘Rayuela’ dejando un gran legado.

Nacido en un barrio de Bruselas un 26 de agosto de 1914, Cortázar retornó a los cuatro años a la ciudad de origen de sus padres, Buenos Aires, que alojó al escritor hasta que, harto del gobierno peronista, se trasladó a París.

Estas dos ciudades, junto con otras estancias en localidades de España, se convirtieron en los lugares más importantes para el autor y donde escribió algunas de sus obras más importantes. No obstante, Cortázar terminó estableciendo su residencia en París, donde moriría a los 69 años un 12 de febrero de 1984.

Bestiario, Final del juego, Todos los fuegos el fuego o Queremos tanto a Glenda, son algunos de los títulos más reconocidos de sus recopilaciones de cuentos, que han supuesto un antes y un después para el género desde su aparición.

Pero Cortázar también dejó tras de sí una novela emblemática como ‘Rayuela‘, usando los finales abiertos de capítulos para implicar al lector y la obra ‘Historia de cronopios y famas‘. Incluso en la poesía, un género donde no encontró el mismo reconocimiento, aportó textos como ‘Pameos y Meopas‘ o ‘Salvo el crepúsculo’.

Toco tu boca

“Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad, elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde el aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces, mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llenas de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua”.

Julio Cortázar

Del Capitulo 7, de “Rayuela”

Voces de primavera

VOCES DE PRIMAVERA


Voces de Primavera es un ballet ambientado en el vals que lleva el mismo nombre de Johann Strauss II. Frederick Ashton creó la pieza para la producción de The Royal Opera en 1977 de Die Fledermaus de Strauss , donde reemplazó a uno de los números originales de la partitura en la escena de la pelota del segundo acto. La pieza fue rebautizada como Voices of Spring y tuvo su primera actuación independiente de la opereta en una gala en Los Ángeles el año siguiente. Desde el cuadro de apertura hasta los bajos ascensores de la danza, los pasos de Ashton interpretan la sensación de movimiento sin esfuerzo, que desafía a la gravedad y define el vals.

Una bailarina y su pareja siguen las melodías con una coreografía espectacular.

El Príncipe de las Pagodas

EL PRÍNCIPE DE LAS PAGODAS

El Príncipe de las Pagodas es un ballet ballet de tres actos y dos escenas creado para The Royal Ballet en 1957, por el coreógrafo John Cranko, con música encargada a Benjamin Britten. El ballet fue revivido más tarde en una nueva producción por Kenneth MacMillan en 1989, logrando un reconocimiento generalizado en el estreno con Darcey Bussell en un papel principal. El estreno mundial de la producción original de Cranko tuvo lugar el 1 de enero de 1957 en la Royal Opera House, Covent Garden, Londres, dirigida por el compositor. La producción de MacMillan se estrenó en el mismo lugar el 7 de diciembre de 1989. Se produjo una grabación de una versión ligeramente cortada de la partitura con Britten dirigiendo la orquesta de la Royal Opera House.

En 2011, David Bintley creó una nueva producción, ambientada en Japón . Esto fue realizado por primera vez por el Ballet Nacional de Japón el 30 de octubre de 2011. Fue realizado por primera vez por el Birmingham Royal Ballet el 30 de enero de 2014 en The Lowry , Salford.

ARGUMENTO

Acto Primero

La escena comienza en el Palacio del Emperador del Reino Medio, donde los nerviosos preparativos anuncian la llegada del emperador y su comitiva. Los cortesanos bailan una gavota alrededor del gran emperador. De pronto, las fanfarrias iniciales anuncian la presencia de cuatro reyes, venidos de los confines del oriente, los que llegan hasta el palacio a solicitar la mano de aquella de las dos hijas del Emperador que será la heredera del Imperio.

Cda uno de ellos realiza una acción: un Gopak del Rey del Norte; una misteriosa y profunda meditación del Rey del Este; una parodia en doce notas del Rey del Oeste y finalmente un hipnótico ostinatto en percusión del Rey del Sur. Los reyes se inclinan ante el emperador quien ahora revela la identidad de sus dos hijas. La mayor es Belle Epine. La más joven Belle Rose. De pronto tiene una premonición, ve al Príncipe de las pagodas, baila con él, pero éste se desvanece. Los reyes favorecen a la humilde Belle Rose, pero el emperador, furioso, coloca la corona en la cabeza de la altiva Belle Epine, que baila con cada uno de los reyes pretendientes mientras Belle Rose huye humillada. Por su parte, la recién nombrada heredera despide a los pretendientes. De pronto, las distantes fanfarrias anuncian al Príncipe de las Pagodas. Cuatro sapos verdes de grandes alas entran al palacio trayendo un cofre de esmeraldas, que sólo Belle Rose puede abrir. En su interior, una rosa de plata. Belle Rose entra en un nido de oro que sostienen los sapos, siendo llevada a Pagodalandia, en medio del terror y el caos de los invitados.

Acto segundo

Primera escena: Belle Rose viaja a Pagodalandia y se encuentra con los tres elementos naturales. Primero el aire, en un vals que describe la interacción entre nubes y estrellas. Luego, Belle Rose se encuentra con el Agua, arpegios en cascada, criaturas marinas, una marcha de los caballitos de mar, y todo un universo de seres de las profundidades, hasta que los sapos empujan a Belle Rose hacia el Fuego. El viaje termina cuando Belle Rose se encuentra depositada en medio del Reino de las Pagodas, sola.

Segunda escena

Belle Rose intenta reconocer el lugar que le rodea y de pronto choca con una de las pagodas que forman parte de su enjoyada prisión. Las pagodas comienzan a girar acompañas de una brillante música. Belle Rose y las pagodas danzan hasta que se siente la fanfarria que anuncia la presencia del Príncipe de las pagodas. Entra disfrazado de verde salamandra, pero a Belle Rose las pagodas le han vendado los ojos. La curiosidad impulsa a Belle Rose a sacarse la venda, pero el príncipe desaparece y reaparece en su doble personalidad de príncipe-salamandra. Belle Rose se aterra y es perseguida por el príncipe.

Acto tercero

Belle Epine ha encerrado a su padre en una caja y se ha convertido en una reina tirana en medio de una corte corrupta. Un grotesco tango en bronces mudos, mientras Belle Epine amenaza a los cortesanos con la ayuda de un duende embriagado. Soberbia, ordena traer a su padre, que entra encerrado en una caja mientras los cortesanos se burlan de él, y es obligado a bailar una poco digna danza. Belle Rose llega de su agitado viaje desde Pagodalandia, entrando precipitadamente con sus ropas hechas tiras, y perseguida por el insistente príncipe-salamandra. Belle Rose recrimina a su hermana el mal trato dado a su padre, y cuando ésta ordena que sea detenida por los guardias, aparece la salamandra. Los guardias sueltan a Belle Rose y atacan a la bestia, pero ésta se transforma en el bello príncipe mientras el palacio se esfuma.

123 – Portada

 

Noviembre: Mes aniversario de poetastrabajando.com

 

 

escribir

para curar
en la carne abierta
en el dolor de todos
en esa muerte que mana
en mí y es la de todos

escribir

para ahuyentar la angustia que describe
sus círculos de cóndor
sobre la presa

aunque en el alma no

en el alma
la estimación del tiempo que concluye
y es arriba
algo más que un silencio
con ojos semiabiertos

escribir

como condescendencia y como rebeldía
sin elección
sin pausa
porque se va la luz, las fuerzas
se le acaban
y el ser se va de vuelo
en las garras de un ave
carroñera

escribir

para decir el grito
para arrancarlo
para convertirlo
para transformarlo
para desmenuzarlo
para eliminarlo
escribir el dolor
para proyectarlo
para actuar sobre él con la palabra

escribir

para descansar
(escribir que el sol, en invierno, es hermoso)

por no llorar tan dentro
tan a escondidas

escribir

hacia la extenuación
para que se derrame el dolor contenido
desde el inicio del mundo

escribir
para rebelarse
sin provecho

a pesar de la derrota ya prevista

porque no hay rebeldía que no esté justificada
ni violencia que no sea, en el fondo,
inocente,
escribir

con derecho al llanto

escribir para curar
escribir para guarecerse
escribir como si cerrase los ojos
para no cerrarlos
para mover la mano y seguir su curso
para sentirse viva
AÚN
para aplazar la angustia
como simulación
para guiar la mente y que no se desboque
para controlar lo controlable

escribir

como quien deja la luz encendida
y duerme de pie sobre sí mismo
para saldar las cuentas con el miedo

escribir
para reorganizar

escribir
sin hacer concesiones

escribir
como quien des-espera
para cauterizar
para tomarle las medidas al miedo
para conjurar
para morder de nuevo el anzuelo de la vida
para no claudicar

escribir
para apuntar al blanco

escribir
con palabras pequeñas
palabras cotidianas
palabras muy concretas
palabrasojo
palabras animales
palabrasbocadegato
ásperas por dentro y por fuera
suaves como “tal vez”
palabraslatigazo
como “demasiado” y “tarde”

escribir
para no mentir
para dejar de mentir
con palabras abstractas
para poder decir tan sólo lo que cuenta

decir que a las once
de la noche de hoy
mientras la luz calienta
el lado izquierdo de mi almohada
y la sábana verde se desdobla
en el espejo del armario
estoy en mí
en el lugar en que acostumbro
a encontrarme
en este aquí hecho de extraña
duración en lo mismo
repitiéndome
la carne dolorida
los huesos lastimados
los nervios, la piel
tirante, amoratada
el pelo encanecido
el grito sólo postergado
y hoy a las once
de la noche de hoy
mientras la luz calienta
el lado izquierdo de mi almohada

muere un niño
o dos o no sé cuántos
mueren y una anciana dice
sus últimas palabras
o no las dice y muere
y es otra la que habla
pero no habla, dice
apenas dice y muere
sin decir
apenas
nada
y algo se me atraganta
tal vez un alarido
largo como las once horas de esta noche
o tal vez la conciencia
que duerme encendida
como una lumbre la conciencia
de todos los que mueren
como una fogata
un espantoso incendio
que prende en las ventanas
de la ciudad y en el mar no se apaga
una conciencia absurda
una antorchahorizonte
la conciencia de todos los que saben
que se están acabando
en sus huesos de antorcha
hoy, mañana, siempre

escribir
todas las muertes son mi muerte
mi grito es el de todos
y no hay consentimiento
escribir

¿para consentir?
¡escribir para rebelarse!
no hay lugar para plegarias
no hay lugar para el sosiego
el ajuste de las almas
se hace en rebeldía

Estamos solas
y nos pertenecemos.
En nosotras está el poder
Somos un pueblo de almas
en rebeldía
¡Despertad!
Lo que escribo aquí
se traza en el aire
el dolor es la senda
el dolor es el medio
por el dolor la fuerza
que combate el dolor
y lo transforma
por el dolor deshago
mi dolor en lo ajeno
y el ajeno en el mío

escribir

para des-esperar
por todos los que están
por todos
los que fueron
los desaparecidos
escribir para cuidar
sus des
apariciones
para alimentarlas
para que no se enturbien
no tan pronto
no tan siempre
pronto

escribir

para desestructurar
para vencer
las estructuras
para contra
decir
lo dicho
para demoler

escribir

para desestimar
para aprender la delgadez del trazo
su vacío
habituarse a él
a su insignificancia

escribir
para insignificar

escribir

inútilmente
para ejercer lo inútil
para abrazar lo inútil
para hacer de la inutilidad un manantial

escritura como sortilegio

– volé esta madrugada
más alto que ninguna otra vez

Cada noche, en la duración de un grito
viene una sombra nueva

Cada noche, en la duración de un grito,
un alma acude a mí.
La acojo.
En el grito.
Ella no dura. Sólo se abre.
Y hay que entrar. Suavizar.
No hay que recordar.
Tan sólo entrar.
Respirando. –

escribir luego
para reforzar
los frágiles puentes
los conductos sutiles
con temor
de que se borren
en el espacio leve
entre lo presentido y lo sentido

Escribir
para desescribir
para desdecir
para reorganizar
las consciencias y
que cada una cumpla
su ceguera
El espacio de las almas
ha de guardarse oculto
En la palabra está el engaño

escribir pues
para confundir
para emborronar
y, luego, volver a escribir
en el orden que conviene
el mundo que hemos aprendido

escribir

como quien cuenta los pasos que da
por no oír el silencio
como quien cuenta pasos – uno, dos –
y se salta el tercero -cuatro, cinco-
para ver si se ha ido
para comprobar
pero no: sigue estando
y ya no dejará de andar
para contar los pasos
hasta caer exhausto
en el silencio enorme que se ensancha
entre sus piernas como un charco
de sangre

escribir

porque el héroe se hace con el miedo
sobre todo su miedo
a partir de su miedo
se hace héroe el héroe
ahuecando el miedo
y llenándolo de acción
para entumecerlo
haciendo tiempo en lo hermoso
haciendo tiempo en lo vivo

yo no soy ningún héroe
yo sólo escribo
para colmar la distancia
entre mi miedo y yo

escribir
“Se pone un abrigo de cuero.”
escribir
“Un hombre joven se levanta del asiento.
Se pone un abrigo de cuero.
Lleva gafas oscuras.
Se vuelve.
Su espalda es ancha.
Se dirige a la puerta.
No sé qué hará mañana.
No le conozco.
Ha cruzado la vía.
El cristal me devuelve mis ojos
y esa tristeza que se mide en mis labios.
El hombre joven tal vez camina hacia una casa.
Tal vez sea su casa.”

escribir
“En mi rostro el paisaje
– atravesándolo –
el paisaje.”

escribir
“Tiene las uñas recortadas.”
escribir
“Se desprende, muy lenta, de una frase,
la desliza en el cuaderno y espera.
Tiene las uñas recortadas
y una blusa de encaje.
Lleva una bolsa de color violeta
en las rodillas.
Cuando respira hace juego
con los versos de Sylvia Plath.
Hay un desfiladero en su mirada
y no termina de cruzarlo.”

escribir
para confundir las palabras
y que las cosas aparezcan

(Campos de limoneros cargados con sus frutos. Y cañizales
separando sembrados. Y vinagreras cubriendo de oro las taludes… )

que las cosas presionen
que un mundo se abra paso
(Es invierno, y ya crecen el trigo y la alfalfa. Aún hay campos entre ciudades y hermosos pueblos y una anciana se sienta
en un portal con un rayo de sol en su regazo.
La tierra arada humea bajo el sol y los olivos jóvenes tensan sus cuerpos retorcidos hacia el cielo. Creciendo. Crecer es
ascender.
Crecer es ensancharse.
Crecer es romper límites.
Crecer es invadir… )

que estallen los cristales de mis manos
que abran ojos en las letras

(Hileras de olivos.
Sus sombras paralelas… )

escribir
para rastrear

escribir

para perdonar
para ser perdonado

¿Dónde hallaré al sacerdote,
al mediador, aquel que tenga
conocimiento de los límites
y el poder de traspasarlos?
¿dónde hallaré a aquel
capaz de arder sin consumirse
y, entre los muertos y los vivos,
ecualizar
transformar, ¡bendecir!?

escribir

para hallar la paz
después de haber hablado
con los muertos

escribir

para sellar la paz
para conciliar
en mí
para perdonar en mí

escribir

la culpa misma que golpea y se licúa
en el pecho
y surte y es agua que mana
con fuerza y que nos une
agua que forma
remolino de amor irradiando

todas las culpas son
el mismo sufrimiento
el de existir queriendo
queriendo serlo todo
queriéndolo todo
y todo está en mis manos
en esta encrucijada donde permanecemos
el tiempo suficiente
para sufrirlo todo

en mi interior barrunto el gran estruendo:
todo el dolor del mundo me pesa entre los muslos

abrid los ojos: ¡ved!
es tan terrible vivir
¡quien sobrevive saluda!
morituri somos todos

toda la historia de tu estirpe
está presente y te reclama
como crisol
eres
la mediadora
operas
en ti misma el milagro
de la conciliación

y de repente soportas
el peso del mundo y su dolor
lo bebes todo entero.
Agradecida.

escribir

porque crujen las rodillas
y hay como un sueño
esperando ser soñado
justo detrás del dolor.

– Hoy observé las gaviotas.

He de volar muy alto esta noche.
He de volar sin lastre.
Hasta que amanezca.-

escribir
“otoño”
para recordar cómo
uníamos castañas con palillos de dientes
y surgían princesas y perros y dragones
y mi madre era hermosa
y ¿quién sabe? tal vez
fue feliz, también ella,
ese día.

escribir

para arquear el espinazo de las letras
a imagen del dolor
para trazar las líneas de la vida
líneas que se encogen
líneas retráctiles
como nervios apresados en la carne
como venas quebradizas
venenos infiltrados
en las arterias, líneas
que merodean en torno al corazón
calado por la angustia
y el cansancio
líneas como cables tendidos
entre una vida y otra menos vida
líneas ultracortas
líneas entrecortadas
líneas respiradero
líneas túnel
para desembocar
en el horizonte
recuperar allí
las fuerzas del principio pero
líneas quebradas
presionadas
oprimidas, líneas
de vuelta atrás
combadas sobre el tiempo
que queda
el tiempo que nos queda
termitero o volcán
vaciado por los seres (los insectos, la lava)
que operan desde dentro

líneas
de retroceso
¡si fuesen sólo al sueño!
pero no: más abajo.

escribir
como quien muerde un rayo
con los brazos en cruz

escribir
que sus pulmones se cerraron
como las alas de una
mariposa.
Dejó un rastro de polvo azul
en los dedos de quienes fueron
a tocarla

escribir
como aquel que se fuga de un hospital y arrastra tras de sí
las sondas, el goteo, la máscara de oxígeno y corre
sobre agujas envenedadas

¡Despertad!
¡nadie podrá evitarlo!
sólo es cuestión de tiempo
contad los gritos que dais
en el fondo del agua
¡Contad los gritos!

cada cual con su dolor a solas
el mismo dolor de todos

– Alguien disimula. Sonríe,
devuelvo la sonrisa. Sé
que para él ya oscureció.
También él lo sabe.
Pero se esfuerza. Todos
nos esforzamos.
Gritar es esforzarse.
Gritar es rebelarse. –

escribir
porque alguien olvidó gritar
y hay un espacio en blanco
ahora, que lo habita

escribir
porque es la forma más veloz
que tengo de moverme

escribir

¿y no hacer literatura?

¡y qué más da!

hay demasiado dolor
en el pozo de este cuerpo
para que me resulte importante
una cuestión de este tipo.
Escribo

para que el agua envenenada
pueda beberse.

Chantal Maillard

Rosas y tren

ROSAS Y TREN

por Russo Dylan Galeas Maynor (Canadá)

 

 

Las estrellas se pusieron de espalda,
Al sol le hicieron falta mejillas que encender
a un minuto y veinte segundos le queda cabal una eternidad
una lluvia de espinas se desprenden de un rosal
Las telas se desvisten de colores
Y tu desnudez se sube a un tren
Soledad de estrella moja tu piel
Ya no hay luz de besos en las mejillas
El reloj no tiene, eternamente, a quien esperar
Un pétalo de rosa se parte en dos
Para cubrirte labio a labio
Mientras tu piel sin telas se hace distancia
De espinas
De espaldas
De soledad
De telas
De desnudez
De mejillas
De eternidad
De reloj
De  rosa
Y
De tren

La quimera más preciada

 

LA QUIMERA MÁS PRECIADA

por bilpfm4V (México)

 

Abrir las alas
que los recuerdos vuelen solos,
la magia cuelga de nuevo entre las plumas
y soñar sus sueños
ya no es nostalgia.
Hacer música con los besos
mientras el sol roba las sombras a la luna,
ya no hay mas túneles oscuros,
se acabaron los silencios.
La magia volvió a los dedos,
juega de nuevo con las letras,
hilvana versos,
atesora sentimientos.
Abrir las alas
ya no rasga el alma,
soñar de nuevo
viste de arco iris los versos,
calzar sus huellas
la quimera más preciada.

Así te cuento del día de muertos en México

ASÍ TE CUENTO DEL DÍA DE MUERTOS EN MÉXICO

por Cony Ureña (México)

 

 

¡Cómo no se me había ocurrido antes! Nunca te he platicado de una de las más grandes conmemoraciones mexicanas que se estaba perdiendo poco a poco, avasallada por el Halloween, pero que ha renacido gracias a una linda película, otra de la serie de un agente secreto, tú sabes a quién me refiero, y el auge de las “catrinas”, las cuales merecen un capítulo aparte.

En mi familia la conmemoración iniciaba el 31 de octubre. Mi mamá encendía una veladora blanca para iluminar el sendero de su segundo hijo, mi hermanito, fallecido cuando tenía escasos tres meses.

Eso era todo en casa de mis padres, pero muy diferente en casa de mi abuelita paterna quien acostumbraba instalar lo que llamaba Ofrenda que era un altar en sí.  Había una mesa grande, rectangular, tapizada con un mantel color naranja con encajes negros, sobre el cual se colocaban cazuelas con comida, botellas de licor, agua, fruta, calabazas grandes y chicas, dulce de las mismas, así como piezas de pan, muchas velas y veladoras delante de los retratos de los difuntos que a los niños, nos decían los mayores, de octubre 31 al 2 de noviembre, tenían permiso celestial para regresar en espíritu, para degustar precisamente lo que se colocaba en ese altar esplendorosamente arreglado, y realzada su belleza con las flores de zempoalxochitl y también se conocen como “flores de muerto”.

Eran infaltables los adornos de papel picado, los mini esqueletos de juguete y por supuesto las calaveritas de azúcar (cráneos). En el frente de cada una había un nombre, pero no de algún fallecido, sino de un ser vivo, así que cada quien buscaba su calaverita pues ello significaba que quien la colocó estaba deseando que esa persona viviera por muchísimo tiempo.  No sé si esa era una tradición generalizada, o exclusiva de mi familia.

Según sé, esa tradición es precolombina y sobrevivió la era colonial, incluso se enriqueció con las imágenes cristianas que también formaban parte de la Ofrenda pues por “coincidencia” esta conmemoración es en el Día de los Fieles Difuntos y de Todos los Santos, conmemoraciones católicas.

En cuanto las piezas de pan, no eran de cualquier clase sino precisamente “pan de muerto”. Un pan redondo coronado con huesos simulados en forma de X y aderezado con mucha azúcar.

Una vez instalada la Ofrenda, por dos o tres noches se encendían las velas y veladoras y se apagaba la electricidad de la habitación. Se rezaba el Santo Rosario y se solicitaba a Dios el permiso para aquella alma que quisiera venir a la degustación de los manjares en su honor.

Esta habitación adquiría una atmósfera de misticismo y los niños permanecíamos expectantes. En cualquier momento podría aparecer un ser del más allá. Nunca sucedió, claro. Los mayores nos explicaban el porqué sólo ciertas personas tienen la facultad de ver e inclusive hablar con gente que “se nos adelantó” al más allá.

Recuerdo que el 31 de octubre estaba dedicado a los fallecidos niños, el 1 de noviembre a los que se fueron de esta vida por accidentes y el día 2, a absolutamente todos los muertos; tampoco sé si esta costumbre era familiar o general.

Sabíamos que mucha gente permanecía cerca de la Ofrenda la noche para amanecer el día 2, orando por “sus fieles difuntos”. También, que familias enteras acostumbraban asistir al cementerio y pasar la noche junto a la tumba de su difunto, sobre la cual habían instalado un altar como te platico era el de mi abuelita. Hay poblaciones enteras que participaban en ese ritual nocturno, como es Mixquiq en el Valle de México, y Pátzcuaro, en el estado de Michoacán. Tradición que perdura hasta hoy.

Por cierto que en el presente, el 2 de noviembre los cementerios están repletos de visitantes que rinden tributo a sus difuntos adornándoles sus tumbas con flores y algunos familiares llevan serenatas con guitarras e inclusive mariachis.

Para instalar la Ofrenda, grandes  y chicos ayudábamos. Sabíamos que la noche de noviembre 2 se repartiría todo su generoso contenido y seríamos partícipes de un banquete espectacular.

Recuerdo que con mis primos observaba los recipientes de agua; principalmente los transparentes. Nos asombraba ver cómo disminuía su contenido y creíamos que algún espíritu había bebido. Nos compadecíamos de las ánimas, pensando que tenían que esperar hasta fines de octubre para volver a degustar sus platillos favoritos, sus bebidas y esa agua…

Después de los rezos, a las 18.00 horas de noviembre 2, se desmontaba la Ofrenda. Se calentaban los alimentos y la gran familia se sentaba a la mesa a degustar los guisos cocinados en honor a los extintos, quienes era seguro habían regresado al cielo o al purgatorio, dependiendo de cómo había sido su conducta cuando vivieron.

Por tradición, a los niños nos servían leche con chocolate sin endulzar, porque lo acompañábamos con ese delicioso pan de muerto tan azucarado. Nos era entregado a todos los presentes nuestro “itacate”, o sea, una buena provisión de prácticamente todas las frutas y dulces que habían adornado la Ofrenda; sí, incluía ese dulce de calabaza, tan sabroso. Desde luego, nos entregaban a cada quien nuestra respectiva calaverita; era impensable una equivocación, porque como te decía, cada una traía un nombre.

Solo los mayores degustaban los licores, pero en esos ayeres sinceramente yo prefería mi leche con chocolate, o leche sola para degustar el dulce de calabaza o el “pan de muerto”.

Al paso del tiempo, de octubre 31 a noviembre 2, se adicionaron las pequeñas y huecas calabazas naturales o de plástico, a las que se les podía introducir una vela o luz de alguna especie. Daban un aspecto fantasmagórico. Muchos pequeños recibían una buena cantidad de dinero para gastar en lo que quisieran, mismo que provenía de “donativos” de los transeúntes a quienes les causaba gracia la frase, “¿me da mi calaverita?”

Actualmente, los niños y niñas reciben esas calabazas (ahora son sólo de plástico) y durante el día y noche salen a las calles a solicitar un obsequio monetario entre los transeúntes y conductores de vehículos. Muchos van arreglados con maquillaje fantástico y/o también vestidos de fantasmas, brujos, magos, momias, etc.  Así, en las calles y muchos lugares puedes ver chicos y chicas disfrazados de brujas, vampiros, esqueletos andantes, “Dráculas”, “Harry Poters”, el muñeco “Chucky”, etc. Han proliferado los negocios que anuncian el maquillaje especial para quienes piden calaverita o asisten a las fiestas de Halloween, que se popularizaron en los últimos años. La combinación de ambas costumbres me causa gracia.

Puedo contarte que no hace mucho supe que existían las “Catrinas”. Son esqueletos vestidos con ropajes muy elegantes. Las femeninas usan fastuosos vestidos, grandes sombreros o coronas de flores y joyas; los acompañantes masculinos lucen trajes ostentosos.  Como tú sabes, esa tradición principió a fines del siglo XIX como una burla a la alta sociedad de mi país de esos tiempos y ahora es la imagen por excelencia de la muerte, a la mexicana; también la llamamos “la calaca” y a ella se le dedican versos que se publican el 2 de noviembre, en el que se alude a una persona en especial por quien la muerte ha venido a llevar al más allá. Pero, si alguien te dedica una “calaverita” en verso, te das cuenta del aprecio que te tiene. Para mí significa que una persona pensó especialmente en ti para halagarte con un texto corto, con rima, usualmente chusco, que mencione tu nombre y tus costumbres. ¡Tú mismo puedes escribirte una calaverita! y publicarla en tus redes sociales. Los periódicos también publican “calaveritas” dedicadas a políticos y gente famosa. En el radio y televisión también les dedican un espacio. Ni los memes han podido desplazar esta costumbre.

Volviendo a las Catrinas. En la capital mexicana y en varias otras ciudades, hay desfile de Catrinas… son de llamar la atención las de San Miguel de Allende. La procesión de “parcas vivientes” vestidas y maquilladas suntuosamente, se ha popularizado todavía más con la película que ya te mencioné; sí, la del agente secreto, en cuyo argumento apareció el desfile de calaveras gigantes, que no existían pero que ahora forman parte de nuestra cultura.

Muchos dicen que tomamos a broma que algún día estaremos del otro lado de la vida y nos divertimos ahora ante esa realidad que no podemos cambiar. Si algo hay seguro, “no pasaremos de la raya”.

Y qué te digo del Halloween que hasta hace poco estaba a la alza. Con el revivir de nuestras tradiciones, esa costumbre se combina con la mexicana. Así que no hay queja, lo nuestro se ha enriquecido con mega desfiles de Catrinas por ejemplo, con una monumental Ofrenda en el Zócalo (Plaza Mayor, en el corazón del país), con un paseo nocturno en bicicleta en el que los ciclistas van apropiadamente disfrazados; festivales de “pan de muerto”; ferias alusivas y desfiles de cráneos monumentales. Inclusive, cuando se celebra el Gran Premio de México de Fórmula Uno, las edecanes lucen atavíos rememorando a la Catrina.

¡Y por poco se me olvida! Nuestros ancestros creían que las mariposas Monarca que visitan varias regiones de México, eran las ánimas de sus difuntos. Estos maravillosos insectos llegan en la tercera semana de octubre. Anualmente, los hermosos bosques de Oyameles se visten de naranja y negro pues las Monarca invaden los árboles que las cobijan durante el invierno, que del lugar que provienen (Canadá y Estados Unidos) esa estación es infinitamente más cruda que en mi país. Aquí vienen a reproducirse y la nueva generación emprende su viaje al Norte a fines de enero y principios de febrero del año siguiente; pero lo que nos ocupa es que su llegada era un signo muy especial para los antiguos y por ello iniciaron los ritos que te he contado, mismos que prevalecen en su mayoría hasta la fecha.

Bueno, ahora a ti te corresponde contarme cómo has vivido en tu entorno el Día de Todos los Santos y el de Los Fieles Difuntos, lo que te parece la sui generis tradición precolombina muy mexicana y si te animarías a vestir uno de esos hermosos atuendos con los que mis paisanos y yo nos reímos de la muerte.

Glosario:
Cazuela-Recipiente de barro para cocinar y/o presentar comida
Zempoalxochitl o Cempasuchil-Flor parecida al clavel, de color amarillo intenso
Papel picado-Producto artesanal mexicano hecho de papel de China
Mariachi-Conjunto de músicos y cantantes vestidos con traje de gala de la charrería mexicana
Ir de catrín o ser catrín-Vestirse de gala o tener buena posición económica
Ánimas.- Espíritus de los fallecidos