Concierto de Año Nuevo – Viena 2020

CONCIERTO DE AÑO NUEVO VIENA 2020

El Concierto de Año Nuevo 2020 ha sido dirigido por vez primera por el director Andris Nelsons (Riga, Letonia, 1978). 

El Concierto de Año Nuevo de la orquesta Filarmónica de Viena tiene lugar cada año en la mañana del 1 de Enero en la Sala Grande o Sala Dorada de la Musikverein de Viena, Austria. Es, sin duda, el más mediático y renombrado concierto del mundo, retransmitido por televisiones de casi 100 países, con una audiencia potencial de más de mil millones de personas… Porque no hay muchas posibilidades de estar personalmente en la Sala Dorada… Por culpa de su altísima demanda, las entradas son sorteadas y es preciso tener un poco de suerte

Cada año, el mismo programa se interpreta también el 30 de diciembre (“ensayo general”) y el 31 de diciembre como “Concierto de San Silvestre”

La música es, en su mayor parte, de la familia Strauss. Las flores que decoran la sala de conciertos del Musikverein son un regalo anual de la ciudad de San remo en Liguria, Italia.

El concierto siempre termina con varios bises después del programa principal (propinas que no están incluidas en el programa). Los músicos entonces desean colectivamente un feliz Año Nuevo (Prosit Neujahr), y terminan con el vals de El Danubio Azul de Johann Strauss hijo, seguido de la Marcha Radezky, de Johannn Strauss padre. Durante esta última obra, la audiencia aplaude al compás y el director se vuelve para dirigirla, durante breves instantes, en lugar de a la orquesta. Un quiebro en la tradición en tiempos recientes fue durante la edición de 2005, dirigida por Lorin Maazel, cuando el programa terminó con el vals del Danubio Azul como una señal de respeto por las víctimas del Terremoto del Océano Índico de 2004.

El concierto se celebró por primera vez el 31 de diciembre de 1939 (con un ensayo público el día anterior), como “concierto extraordinario”, dirigido por Clemens Krauss. En este caso solo se interpretaron obras de Johann Strauss (hijo), y concluyó con la obertura de Die Fledermaus.

El siguiente concierto se celebró el 1 de enero de 1941, recibiendo ya el título definitivo de “Concierto de Año Nuevo”. Krauss se hizo cargo de la dirección del concierto cada año hasta su muerte, salvo dos años en los que cedió la batuta a Josef Krips. A partir de 1954, la dirección la asumió el primer violín de la orquesta, Willi Boskovsky, que se mantuvo en el puesto durante 24 años. En 1958, Boskovsky introdujo la tradición de acabar el concierto con El Danubio Azul y la Marcha Radetzky. Tras su retirada, en 1979, tomó su lugar el entonces director de la Ópera Estatal de Viena, Lorin Maazel. A partir de 1987, cuando la orquesta concedió el honor de dirigir el concierto a Herbert Von Karajan, se decidió que cada año dirigiera el concierto un director invitado distinto. En 1991, por primera vez en la historia del “Neujahrskonzert”, se tocó una obra de Mozart: la obertura de Las Bodas de Fígaro, como homenaje al compositor al conmemorarse ese año el bicentenario de su fallecimiento.

Del mismo modo, en 2013, año del bicentenario del nacimiento Wagner y Verdi, se tocaron sendas obras de ambos compositores.

El “Concierto de San Silvestre” (Sylvesterkonzert), con el mismo programa del de Año Nuevo, se celebra desde el 31 de diciembre de 1952, y el ensayo general, o “preaudición” (Voraufführung), desde el 30 de diciembre de 1962, entonces como un concierto privado para miembros de las Fuerzas Armadas de Austria, y desde 1998 con parte del aforo a la venta para el público.

La Marcha Radetzky es una composición orquestal de Johann Baptist Strauss I (padre), escrita en el año 1848. Fue compuesta en honor al Mariscal de Campo austriaco Conde Joseph Wenzel Radetzky (ver su biografía más abajo), que en una serie de victorias, salvó el poderío militar de Austria en el norte de Italia durante la revolución de 1848-49. La marcha alcanzó gran popularidad como expresión del nacionalismo austriaco. Fue ejecutada por primera vez el 31 de Agosto de 1848.

Nada menos que nueve de las 16 obras del programa 2020 sonaron por primera vez en el Concierto de Año Nuevo, que en su 80ª edición arrancó con la obertura de la ópera Los vagabundos de Carl Michael Ziehrer para recrearse después en los muchos homenajes y efemérides que se anuncian para este año, empezando por el 150º aniversario de la muerte de Josef Strauss, siguiendo por el centenario del Festival de Salzburgo (cuyas imágenes aéreas se acompasaron al vals Saludos amorosos) y terminando con los 150 años de la inauguración del Musikverein, cuya excelente caja de resonancia volvió a ajustarse al milímetro a las características de una de las mejores orquestas del mundo.

Hubo entre el público quienes cerraron los ojos para deleitarse con La fiesta de las flores, pero no pudieron identificar entre sus notas lluvias de pétalos ni jardines exuberantes, pues Johann Strauss II elegía los títulos de sus polcas y valses en base a criterios puramente nemotécnicos que facilitaran su popularización entre el público de la época. Lo mismo ocurre con Donde florecen los limoneros, una obra tan poco programática como habitual en la matiné vienesa. Fue tal el nivel de precisión y virtuosismo del que hicieron gala los músicos durante la polca rápida De golpe y porrazo de Eduard Strauss que por momentos daba la sensación de que el engranaje de esa maquinaria casi perfecta llamada Filarmónica de Viena no requiriera de ninguna batuta para funcionar.Nada más lejos de la realidad, tal y como se encargaría de demostrar el propio Nelsons en la segunda parte del concierto.

Es más que probable que a Larry Lipton, el protagonista de Misterioso asesinato en Manhattan, le hubieran entrado ganas de invadir Hungría después de escuchar la obertura de Caballería ligera, cuyo libreto parodia a los militares austríacos tras la humillante derrota frente a las tropas prusianas en 1867. 

Nelsons aprovechó el inciso dramatúrgico de la obra Franz von Suppé (también de aniversario aunque tristemente olvidado por los programadores) para reivindicarse como factotum operístico y hasta médium de las esencias wagnerianas de Bayreuth. La polca francesa Cupido de Josef Strauss dio paso a varias escenas de ballet primorosamente engarzadas por José Carlos Martínez mientras de fondo sonaba el vals ¡Abrazaos por millones! de Johann Strauss II. El ex director de la Compañía Nacional de Danza se convirtió así en el primer español de la historia en coreografiar el Concierto de Año Nuevo. La primera parte estaba ambientada en el Palacio de Invierno del príncipe Eugenio de Saboya mientras que en la segunda, inspirada en los musicales americanos de los años 50, los bailarines recorrieron diferentes espacios de la Viena de Beethoven al ritmo de una selección de seis de las Doce contradanzas del genio de Bonn, que debutó también en el programa del primero de enero con motivo del 250 aniversario de su nacimiento, que se celebrará por todo lo alto a lo largo de 2020.

Entre medias, la Gavota de Josef Hellmesberger y El galope del postillón de Hans Christian Lumbye rindieron tributo a la arquitectura clásica del Musikverein y a las circunstancias en las que fue concebida su inimitable acústica. En la segunda de las obras, Nelsons saldó la cuota cómica del concierto y desenfundó una trompeta, instrumento con el que se desempeñó en sus primeros años como integrante de la Orquesta de la Ópera Nacional de Letonia antes de dar el salto al podio.

La siguiente de las piezas, el vals Disfrutad de la vida de Johann Strauss II, estaba dedicada a la memoria del que fuera su amigo y valedor, el también director Mariss Jansons, que falleció el pasado 30 de noviembre. Y como remate final, la archiconocida polca rápida Tritsch Tratsch y el vals Dínamos de Josef Strauss, cuya melodía se cuela irónicamente en los pentagramas de la ópera El caballero de la rosa del «otro Strauss», Richard, compositor vetado en el Concierto de Año Nuevo y al que sólo Kubrick se atrevió a emparentar con la larga saga de músicos vieneses, custodios todos ellos de la sacrosanta tradición tonal centroeuropea.

Tras la entrega de las flores al director, la primera de las propinas (la «sorpresa») corrió una vez más por cuenta de Josef Strauss y su polca rápida Al vuelo. A continuación sonó el vals En el bello Danubio Azul de Johan Strauss II, cuyos primeros compases, tal y como manda la tradición, Nelsons interrumpió para que los músicos de la orquesta felicitaran el año a los cerca de 55 millones de espectadores congregados frente al televisor. Para acabar, el público siguió con palmas el desarrollo de la Marcha Radetzky de Johann Strauss, que este año ha subido a los atriles con un arreglo colectivo firmado por todos los miembros de la orquesta que sustituye a la versión del compositor y miembro del partido nazi Leopold Weninger.

EN 2021, RICCARDO MUTI

El director italiano Riccardo Muti ocupará el 1 de enero de 2021 el atril para dirigir a la Orquesta Filarmónica de Viena en el Concierto de Año Nuevo, según anunció este miércoles la compañía en un comunicado.

Será la sexta vez que Muti se encargue de conducir el famoso recital de bienvenida al año, con lo que será el cuarto director que más veces lo ha hecho desde que comenzó la tradición en 1939.

“Riccardo Muti tiene un valor extraordinario en la historia de la Filarmónica de Viena”, ha destacado el presidente de la orquesta, Daniel Froschauer, al anunciar la decisión.

Fuente: El Mundo, cultura

(Visited 2 times, 2 visits today)

10 años sin Mercedes Sosa

10 AÑOS SIN MERCEDES SOSA

se cumplieron 10 años de la desaparición física de  Mercedes Sosa,  la ‘Negra’, como era conocida en el ámbito de la música de la Argentina y del resto del mundo. 

Nacida en Tucumán el 9 de julio de 1935, día en que Argentina festeja su independencia. Creció en un hogar muy humilde A mediados de los ’60, junto a su esposo y músico Manuel Matus, y al poeta Armando Tejada Gómez, fue parte del movimiento del Nuevo Cancionero que renovó las expresiones artísticas de raíz nativa.

En 1962 grabó su primer disco, La voz de la zafra, y en 1965 su segundo disco llamado Canciones con fundamento. Aunque no tuvo gran repercusión en el ámbito cultural. Sin embargo, la gran oportunidad llegó ese mismo año cuando Jorge Cafrune la invitó a cantar con él en el Festival de Cosquín. Aquel día maravilló al público.

El éxito de Cosquín le significó de inmediato un ofrecimiento del sello PolyGram para grabar un álbum ―su tercero― que salió en 1966 con el título de “Yo no canto por cantar”, con el que alcanzó una fama que nunca la abandonaría.

En el teatro Opera de Buenos Aires hizo más de una docena de conciertos a sala llena, acompañada por los más destacados músicos locales como León Gieco y Charly García. Con estas actuaciones tan esperadas, Mercedes no sólo se reencontró con su público de siempre, sino que allí la vieron por primera vez miles de jóvenes que desde entonces la convirtieron, también, en su ídola.

El 1 de abril de 1992 en el Salón Dorado del Honorable Concejo Deliberante fue declarada Ciudadana Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires. En noviembre de ese año se publicó una compilación, titulada Mercedes Sosa, 30 años, que reunió una veintena de temas grabados en diversas épocas por ella. En diciembre de 1995 editó Mercedes Sosa – Oro, una compilación de 17 temas grabados entre 1969 y 1994.

Mercedes Sosa junto a Michelle Bachelet. Foto: Cedoc Perfil  A lo largo de su brillante trayectoria artística, además de las distinciones mencionadas, Sosa fue declarada Ciudadana ilustre de Tucumán, recibió la Orden del Mérito de la República Federal de Alemania; la Medalla al Mérito Cultural del Ecuador; la Placa de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Perú, en reconocimiento a sus 30 años de difusión del canto latinoamericano; el Premio ACE 1993, por su L.P. “Sino” y el Martín Fierro 1994 al mejor show musical en televisión.

Durante 1995 Mercedes Sosa recibió varios premios y distinciones. Entre ellos, el Gran Premio CAMU-UNESCO 1995, otorgado por el Consejo Argentino de la Música y por la Secretaría Regional para América Latina y el Caribe, del Consejo Internacional de la Música de la UNESCO; el Premio de la UNIFEM, organismo de las Naciones Unidas que la distinguió, poco antes de su actuación en el Lincoln Center de New York, por su labor en defensa de los derechos de la mujer; Konex de Platino 1995 a la Mejor Cantante Femenina de Folklore y Konex de Brillante a la Mejor Artista Popular de la Década. También ese año recibió el halago de ser incluida por la Secretary-General United Nations Politic World Conference on Women, en la colección discográfica denominada “Global Divas”.

Sorprendentemente, Mercedes murió un 4 de octubre, coincide con el día de nacimiento de Violeta Parra.  Una multitud la despidió en el Congreso. Tenía 74 años. 


(Visited 9 times, 3 visits today)

Día de la música

DÍA DE LA MÚSICA

 

 

El Día Internacional de la Música se celebraba todos los 22 de noviembre desde 1594, en homenaje a Santa Cecilia, patrona de la música, quien murió en esa fecha perseguida por las autoridades del Imperio Romano debido a sus creencias cristianas, y fue decapitada luego de cantar una alabanza a Dios.

En el año 1975 la UNESCO decidió el cambio al 1º de Octubre.  Es un intento de unir a todos los pueblos a través de sus diversas manifestaciones artísticas, específicamente la música, como símbolo de igualdad, ya que todos pueden identificarse con ella. Este día de celebración varía según el país, pero el motivo de festejo es el mismo.

Su creación fue idea de Lord Yehudi Menuhin para promover la música entre todos los sectores de la sociedad y los ideales de paz y amistad entre los pueblos de la UNESCO; alentar el intercambio de experiencias y la apreciación mutua de sus valores estéticos; y promocionar las actividades de International Music Council, sus organizaciones internacionales miembros y comités nacionales, así como su política de programas en general.una oportunidad que se nos presenta para honrar a todos los músicos y los estilos que disfrutan y comparten todas las personas, en el sentido de unir y compartir un mismo sentimiento.

Algunos países europeos lo festejan el 22 de noviembre, pero en Francia se celebra el 21 de junio, mientras en Uruguay se celebra el 10 de octubre.

 

(Visited 16 times, 1 visits today)

Música en el mes del amor

Música en el mes del amor

 

El amor se respira en todos lados, y no importa de qué época seas nunca está de más escuchar o dedicar alguna canción romántica, porque las melodías tienen el poder de hablar por sí mismas  y compaginar las emociones para llegar al alma con su significado. Es por eso que expresar lo que sentimos o pensamos es más fácil a través de la música .

Algunos temas más viejitos, otros más recientes. Compartimos una pequeña selección de temas para disfrutar en el mes del amor

 

 

 

 

(Visited 92 times, 26 visits today)

Concierto Viena 2018

 

La Filarmónica de Viena dio la bienvenida al 2018 en el Concierto de Año Nuevo

 

El público de la Sala Dorada del Musikverein de Viena presenció un Concierto de Año Nuevo, el 78 desde su estreno en 1939, con siete piezas inéditas,  como el “Galop de Guillermo Tell”, de Johann Strauss padre.

Al ritmo de valses y polkas de los Strauss,  bajo la batuta del veterano director italiano Riccardo Muti, la Orquesta Filarmónica de Viena dio una alegre y delicada bienvenida al año 2018. Muti, nacido en Napolés en 1941, dirigió hoy por quinta vez este tradicional concierto, después de haberlo hecho en los años 1993, 1997, 2000 y 2004. El maestro, todo un ídolo en Viena, cuenta con una larga relación de casi medio siglo con la orquesta de la que aprendió valorar y querer la música de los Strauss.

El programa destacó por su optimismo y ritmo alegre, como lo reflejaron algunas polkas rápidas y despreocupadas como la marcha inicial de la opereta “El Barón Gitano”, de Johann Strauss hijo, o la polka “Leichtes Blut” (Sangre liviana), del mismo compositor.

La batuta de Riccardo Muti marcó además la cuadrilla de la “Un Baile en Máscara”, de Johann Strauss hijo, inspirado en la ópera del mismo nombre de Guiseppe Verdi, un claro guiño al maestro italiano al frente de la orquesta hoy.

El primer ministro de Holanda, Mark Rutte, presenció el concierto en la platea junto al flamante y joven canciller federal austríaco, el conservador Sebastian Kurz, de 31 años. En el palco presidencial, junto al presidente federal de Austria, el ecologista Alexander Van der Bellen, estaba la presidenta de Estonia, Kersti Kaljulaid, y su homólogo de Bulgaria, Rumen Radev.

(Visited 38 times, 11 visits today)

Yasmin Levy

Yasmin Levy

 

Colección de música de Yasmin Levy del preludio de Russo Dylan Galeas Maynor

Yasmin Levy es una cantante israelí y española que ha dado una nueva interpretación a la música judeo-española medieval, incorporando sonidos más modernos, procedentes del flamenco andaluz, y con el uso de instrumentos tradicionales comoo el violín, el cello y el piano. Debutó con el álbum Romance & Yasmin (2000), que le hizo merecedora de una nominación como mejor artista revelación por la BBC Radio en la categoría de música del mundo. Con su segundo disco, La Judería (2005), ganó otra nominación, esta vez en la categoría culture crossing. En octubre de 2007 lanzó su álbum Mano suave, en el que incluye un dueto con Natacha Atlas. En octubre de 2009 llega su nueva grabación, Sentir, producida por Javier Limón y que incluye una versión de La hija de Juan Simón, de Antonio Molina

 

 

(Visited 68 times, 12 visits today)

Románticos a gusto de poetastrabajando

 Románticos a gusto de poetastrabajando

 

 

 

Nos pusimos románticos, y para este mes del amor, cada uno eligió un par de canciones al tono del festejo.

Leonor Aguilar 

 

 

Cynthia Harte

 

Morena Ramírez Valladares

 

 

Cony Ureña

 

 

Anajara Lopes

 

Henrique Mendes

 

Flor Brasil

 

 

Andrés Torres Scott

 

Andrea Astorga

 

 

Martha Larios

 

 

Zorro del Desierto

 

Pedro Ordaz

 

Jorge Sierra

 

Soraya Souto

 

 

Dorothy Carvalho

 

 

Huilqui

 

Claudio Bringas

 

Facundo Quiroga

(Visited 69 times, 2 visits today)

Concierto de Año Nuevo – Viena 2017

Concierto de Año Nuevo – Viena 2017

 

Más de cincuenta millones de personas en cerca de un centenar de países han podido disfrutar al  venezolano, Gustavo Dudamel, quien se ha convertido, con 35 años,  en el director más joven en ponerse al frente de la Orquesta Filarmónica de Viena para el tradicional concierto de Año Nuevo de la capital vienesa que tiene ya 78 años de historia,. Dudamel es el segundo director hispanoamericano en ocupar el podio en este popular acto, después de que el argentino Daniel Barenboim lo hiciera en los años 2009 y 2014.

Con respecto al programa del concierto, centrado en los valses y polkas de la dinastía de músicos de los Strauss y de algunos de sus contemporáneos, destacó su carácter tradicional. No obstante, el maestro venezolano hizo su aporte de pasión latinoamericana añadiendo “una pizca de sal” extra con siete  obras que han sido “estrenos”, es decir, se tocaron por primera vez en este concierto, entre ellas la Marcha Nechledil, de Franz Lehár; el vals “Les Patineurs”, de Émile Waldteufel, y la obertura a la opereta “Pique Dame”, de Franz von Suppé. Tampoco hasta ahora se habían tocado la polka “Pepita”, la cuadrilla “Rotunde” y el vals “Los extravagantes”, tres de las composiciones del conocido como “Rey del Vals”, Johann Strauss hijo.

Y en honor a uno de los fundadores y directores de la orquesta vienesa, Otto Nicolai, los filarmónicos tocarán esta vez una pieza de la ópera “Die lustigen Weiber von Windsor” del citado compositor que acompaña una escena llamada “salida de la luna”.

La Filarmónica, que en 2017 celebra sus 175 años de existencia y estrenó trajes nuevos en este concierto, ofreció esta vez un total de 17 piezas en su “programa oficial”, a lo que se añadieron tres propinas, de las cuales la primera siempre es “sorpresa” y no se revela hasta el momento, mientras que las dos últimas son siempre iguales: “El Danubio Azul” y la “Marcha Radetzky”, de Johann Strauss hijo y padre, respectivamente.

El director italiano Riccardo Muti ha sido elegido por la Orquesta Filarmónica de Viena para dirigir su tradicional Concierto de Año Nuevo en 2018. El músico se subirá al podio en este evento por quinta vez en su carrera.

 

 

 

 

(Visited 71 times, 13 visits today)

Leonard Cohen

 Leonard Cohen

 

cohen

El mundo de la cultura llora la muerte del legendario músico, poeta y novelista canadiense, Leonard Cohen. Nacido en Montreal, Canadá, el 21 de septiembre de 1934, Leonard Norman Cohen, poeta, novelista y cantautor, murió a los 82 años.

Como músico, Leonard Cohen ha desarrollado una carrera con una continua exploración de temas como la religión, la política, el aislamiento, las relaciones personales y la sexualidad, y ha sido definido por el crítico Bruce Eder como “uno de los cantantes y compositores más fascinantes y enigmáticos de finales de los ’60”.

Cohen ha sido introducido en el Salón de la Fama del Rock and Roll de los Estados Unidos y en el Salón de la Fama Musical de su país natal. Es miembro de la Orden de Canadá y de la Orden Nacional de Quebec. En 2011,  fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras.

Cohen comenzó siendo poeta, luego se orientó hacia la música y escribió algunas de las canciones más reflexivas de su generación. Figura imprescindible de los cantautores surgidos en los años 60, se mantuvo en activo durante toda su vida, combinando música y poesía, y en octubre de este año había lanzado un nuevo disco, «You Want It Darker».

Nacido el 21 de septiembre de 1934 en Montreal (Canadá) en el seno de una familia judía, Cohen empezó de joven a interesarse por la poesía y, en especial, por la obra del español Federico García Lorca. Tras publicar sus primeros poemarios  y pasar una larga temporada en Grecia, Cohen debutó en la música con el disco «Songs of Leonard Cohen» (1967), considerado una obra maestra y que incluía canciones como «So Long, Marianne» o «Suzanne».

Su voz grave y profunda y su elaborado estilo literario, en el que mezclaba reflexiones románticas con temas espirituales y existenciales, se abrieron paso en la escena folk norteamericana. Su alabada carrera, un modelo de referencia para los cantautores de todas las generaciones, incluye otros discos muy destacados como «Songs of Love and Hate» , «I’m Your Man» o «Various Positions», donde aparecía «Hallelujah», una de sus canciones más populares.

Cohen se había caracterizado desde siempre por poseer una excepcional manera de trazar retratos y reflexiones poéticas sobre la condición humana, los sentimientos, la tristeza y, también, la muerte. Y todo ello a través de su grave, fascinante, voz, que dominaba hasta tal punto que parecía como si estuviera cantando y recitando a cada uno de nosotros. Había publicado hacía unas semanas su ya citado último disco, ‘You want it darker’, que había grabado en su casa, de donde prácticamente no se movía en los últimos meses. Era una prolongada y poéticamente brillante meditación sobre la muerte que llega de forma casi misteriosa. El volumen arranca con el tema que le da nombre, y en su letra el autor dice aceptar ese misterio radical que es la muerte. Citando a Abraham cuando va a sacrificar a su hijo, Cohen sentencia: “Estoy preparado, mi Señor”.

 

(Visited 49 times, 4 visits today)

Concierto de Año Nuevo

Concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena

 

concierto-viena

 

El Concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena es un concierto que tiene lugar cada año en la mañana del 1 de enero en la Sala Dorada de la Musikverein de Viena, Austria. Es transmitido en todo el mundo para una audiencia potencial estimada en 1000 millones de personas en 54 países. Cada año, el mismo programa se interpreta también el 30 de diciembre (“ensayo general”) y el 31 de diciembre como “Concierto de San Silvestre”

La música es, en su mayor parte, de la familia Strauss (Johann Strauss (padre), Johann Strauss (hijo), Josef Strauss y Eduard Strauss). Las flores que decoran la sala de conciertos del Musikverein son un regalo anual de la ciudad de San Remo en Liguria, Italia.

El concierto siempre termina con varios bises después del programa principal (propinas que no están incluidas en el programa). Los músicos entonces desean colectivamente un feliz Año Nuevo (Prosit Neujahr), y terminan con el vals de El Danubio Azul de Johann Strauss hijo, seguido de la Marcha Radetzky, de Johannn Strauss padre. Durante esta última obra, la audiencia aplaude al compás y el director se vuelve para dirigirla, durante breves instantes, en lugar de a la orquesta. Un quiebro en la tradición en tiempos recientes fue durante la edición de 2005, dirigida por Lorin Maazel, cuando el programa terminó con el vals del Danubio Azul como una señal de respeto por las víctimas del Terremoto del Océano Índico de 2004.

El concierto se celebró por primera vez el 31 de diciembre de 1939  como “concierto extraordinario” dirigido por Clemens Krauss. En este caso sólo se interpretaron obras de Johann Strauss (hijo), y concluyó con la obertura de Die Fledermaus. El siguiente concierto se celebró el 1 de enero de 1941, recibiendo ya el título definitivo de “Concierto de Año Nuevo”. Krauss se hizo cargo de la dirección del concierto cada año hasta su muerte, salvo dos años en los que cedió la batuta a Josef Krips. A partir de 1954, la dirección la asumió el primer violín de la orquesta, Willi Boskovsky, que se mantuvo en el puesto durante 24 años. En 1958, Boskovsky introdujo la tradición de acabar el concierto con El Danubio Azul y la Marcha Radetzky. Tras su retirada, en 1979, tomó su lugar el entonces director de la Ópera Estatal de Viena, Lorin Maazel. A partir de 1987, cuando la orquesta concedió el honor de dirigir el concierto a Herbert von Karajan, se decidió que cada año dirigiera el concierto un director invitado distinto. En 1991, por primera vez en la historia, se interpretó una obra de Mozart: la obertura de Las bodas de Fígaro, como homenaje al compositor al conmemorarse ese año el bicentenario de su fallecimiento.

Un quiebro en la tradición en tiempos recientes fue durante la edición de 2005, dirigida por Lorin Maazel, cuando el programa terminó con el vals del Danubio Azul como una señal de respeto por las víctimas del Terremoto del Océano Índico de 2004.
Del mismo modo, en 2013, año del bicentenario del nacimiento de Wagner y Verdi, se tocaron sendas obras de ambos compositores.

El “Concierto de San Silvestre”, con el mismo programa del de Año Nuevo, se celebra desde el 31 de diciembre de 1952, y el ensayo general, o “preaudición” desde el 30 de diciembre de 1962, entonces como un concierto privado para miembros de las Fuerzas Armadas de Austria, y desde 1998 con parte del aforo a la venta para el público.

La Marcha Radetzky es una composición orquestal de Johann Strauss  (padre), escrita en el año 1848. Fue compuesta en honor al Mariscal de Campo austriaco Conde Joseph Wenzel Radetzky, quien, con una serie de victorias, salvó el poderío militar de Austria en el norte de Italia durante la revolución de 1848-49. La marcha alcanzó gran popularidad como expresión del nacionalismo austriaco. Fue ejecutada por primera vez el 31 de Agosto de 1848.

La Orquesta Filarmónica de Viena ha invitado a Mariss Jansons para dirigir el Concierto de Año Nuevo de 2016, en el 75º aniversario de este evento cultural. Será su tercera vez, después de haber dirigido este concierto en 2006 y 2012.
Ha sido galardonado con distintos premios y reconocimientos internacionales. Es miembro de la Sociedad de Amigos de la Música de Viena y también ostenta el título de “Artista del Pueblo de Rusia”.

El 75º Concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena comenzó al son de la Marcha de las Naciones Unidas del austríaco Robert Stolz, dedicada al secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, que siguió el concierto desde un palco. Con ello, los filarmónicos han conmemorado el 70 aniversario de la primera Asamblea General de las Naciones Unidas, que se celebró en Londres el 10 de enero de 1946.

La agilidad de las polcas, los compases de los valses y el ritmo de las marchas de la dinastía musical de los Strauss se combinó con ocho obras que sonaban por primera vez en la tradicional cita musical del primer día del año.
Después de escuchar el Schatz Walzer (Vals del tesoro) de Johann Strauss (1825-1899), el ritmo cambió por completo con las primeras notas de la delicada polca francesa Violetta que se interpretó por primera vez a pesar de haber sido compuesta también por el rey del vals.

El maestro letón sorprendió en la polca rápida El tren del placer de Joahnn Strauss hijo al tocar una bocina simulando el sonido de la máquina de vapor de un tren.

Mientras sonaba esa pieza, la realización de la cadena pública austríaca ORF intercalaba imágenes de la noria y el carillón del emblemático parque de atracciones del Prater de Viena para rendirle homenaje por su 250 aniversario, que cumple en este recién estrenado 2016.

La primera nota de humor llegó al comenzar el clásico Mit Extrapost (Con franqueo adicional) de Eduard Strauss (1835-1916) cuando un mensajero entregó a Jansons una batuta negra con motivos dorados y al que el director le dio un pin, en señal de agradecimiento, que el director le quitó a otro músico del traje.
Esperanza, alegría y humor festivo impregnaron el ambiente de la Sala Dorada del Musikverein, decorada este año con miles de orquídeas, rosas y amarylis, en su mayoría de color naranja y blanco, procedentes de los parques y jardines de la capital austriaca.

Jansons, cuya formación musical lo une a Viena, ya triunfó las anteriores veces que dirigió el concierto más clásico del planeta en 2006, por primera vez, y la última, en 2012, cuando introdujo como novedad dos piezas del compositor ruso Piotr Tchaikovski (1840-1893).

En una segunda parte dominada por obras de la familia Strauss, la polca rápida Ausser Rand und Band (Fuera de control) de Eduard Strauss compartió protagonismo con imágenes de los solistas del Ballet de la Ópera de Viena que danzaban en los jardines del Palacio de Verano de Schönbrunn.

El Ballet de la Ópera de Viena volvió a aparecer más tarde bailando al son del vals Kaiser de Johann Strauss

Con el contraste entre la polca francesa Sängerlust (Placer del cantante), y la polca rápida, Auf Ferienreise (En viaje de vacaciones), entró en escena el famoso coro de los Niños Cantores de Viena.

Como propósito personal de incluir ritmos españoles, por primera vez en el Concierto de Año Nuevo ha sido interpretado el  vals España del compositor francés Émil Waldteufel.

En varias ocasiones, Jansons mandó a los filarmónicos que se levantaran para recibir la merecida ovación de un público entregado y rendido.

Antes de comenzar con las propinas prometidas, el inicio del inevitable Danubio Azul fue interrumpido por los aplausos y las risas de un público emocionado.

En ese momento Jansons aprovechó para darle la espalda a la orquesta y dirigirse al público para desearles feliz año nuevo y continuar con la banda sonora por excelencia del primer día del año.

La enérgica Marcha Radeztky puso el broche de oro a este concierto redondo -que también comenzó con una marcha- ante un público entusiasmado que acompañó con palmas el ritmo que marcó el maestro letón.

La Sala Dorada acogió a 700 espectadores, apenas una pequeña parte de los que solicitan cada año una entrada en el sorteo que se realiza durante el mes de enero, casi un año antes de cada gala y cuyo precio puede oscilar entre 35 y 1.090 euros.
El resto de aficionados a esta cita han podido seguir el concierto por televisión, pues la señal se ha enviado a más de 90 países, seguido por más 50 millones de espectadores.

El concierto de 2017 lo dirigirá por primera vez el maestro venezolano Gustavo Dudamel.

 

 

(Visited 226 times, 19 visits today)