107 – Portada

107-portada

RESPLANDOR DEL SER

Para la adoración no traje oro.
(Aquí muestro mis manos despojadas)

Para la adoración no traje mirra.
(¿Quién cargaría tanta ciencia amarga?)

Para la adoración traje un grano de incienso:
mi corazón ardiendo en alabanzas

Rosario Castellanos

Felices Fiestas les desea poetastrabajando.com   –  LetrA – Z

(Visited 61 times, 7 visits today)

Ricardo Lindo

106-a

Ya habrá tiempos de paz,
ya habrá tiempos de vida
cuando pasen los días
aciagos.
Otros serán los días,
otras las glorias
y acaso sean
otras también
las miserias.
Pero un gran pueblo surgirá
de obras rientes y fuertes,
un moreno pueblo por las tierras
que un día amamos
nosotros,
los que nos vamos.

Ricardo Lindo

Ricardo Lindo Fuentes nació en San Salvador, el 5 de febrero de 1947. Fue un escritor y poeta salvadoreño, uno de los más reconocidos de los últimos tiempos en su país. Nacido entre las letras, su padre fue el también muy reconocido escritor Hugo Lindo y su hermano un reconocido historiador en El Salvador, Héctor Lindo Fuentes.

Al ser su padre un diplomático, desde pequeño le tocó ver mundo, primero en Chile donde la familia estuvo seis largos años, y luego en Colombia. La familia regresó a El Salvador, y cuando terminó sus estudios de bachillerato, fue enviado a España a cursar sus estudios superiores, donde estudió Filosofía y Publicidad. Luego fue a París, donde completó sus estudios en la Sorbona, y donde también tuvo la oportunidad de disfrutar de pinacotecas parisinas, así como del ambiente creador del Barrio Latino.

De regreso en El Salvador, siempre estuvo vinculado a la creación artística, y participó muy activamente en las instituciones culturales más relevantes. Sus obras son estudiadas en los colegios salvadoreños. Durante años fue el director de la revista ARS, realizó investigaciones sobre la pintura prehistórica, la música y los cuentos tradicionales, que pasan de generación en generación, para poder conservarlos.

También fue profesor en el CENAR (Centro Nacional de Artes) hasta comienzos del 2010, y desde finales de dicho año, participó en una investigación de arte rupestre en el departamento de Morazán, en su calidad de Investigador Institucional; al mismo tiempo que dirigía la tercera época de la revista ARS.

Al deteriorarse su salud de manera visible, recibe múltiples homenajes en reconocimiento de su labor intelectual, y se le premia el 21 de septiembre de 2016 con el galardón cultural Lic. Antonia Portillo de Galindo. Por otra parte, Secultura le nombró Artista del mes en Julio del mismo año, y se reedita su poemario “Jardines” en conmemoración del 35 aniversario de su primera publicación.

Muere el 23 de octubre de 2016 a los 69 años de edad en el Hospital Médico Quirúrgico de San Salvador. Sus cenizas descansan en el fondo del mar.
El guerrero

Batidores que baten
Niebla y silencio,
Hacedores de lluvia,
Chaques inciertos,
Fabricadores
De otro universo.
Esmeralda de hojas
Por las eras solares,
Otro vivo viviente
Del riente maíz riente,
Harina que da vida
Para dar vida muerte.

XIX

Esta noche
En la noche,
Lo incierto
Del camino abierto, rutas
Hacia horizontes que en otros horizontes se resuelven,
Por montañas,
Por mares,
Pinos,
Bosques de gravedad,
Después pinos ya mástiles,
Bosques de velas en vez de hojas.
¡Zarpad,
zarpad navíos!
Luz de una nueva madrugada,
Ven ya mañana a coronar de olas
La frente en Dios y en la luz del sol quemada

Adviento

El sol inmaterial desnuda por el alma
Su rostro de desnuda oscuridad.
Tan sólo en la quietud tranquila
El pino
Rumor bebe de viento.
Tiempo de Adviento.
Un ángel
Late por los ramajes,
Batiendo leves olas de silencio
Alma adentro.

El estanque y la nube

Si yo fuera hacia Ti
Ya para siempre quieto de mí, Dios mío,
Nube de lluvia y aire entre tus nubes navegantes
En el gran viento gris. Si fuera al aire tuyo,
Hecho de plata delicada y traslúcida,
Muerto de mí, vivo en el aire vivo de tu mirada,
Alzado al fin en tu mirada azul
Derramada en el aire de la tarde,
Despojado del peso de la edad
Y del cuerpo de arcilla que me sirve en la tierra,
Reflejándote a Ti,
Como refleja el estanque quito las nubes,
Y viajero de Ti que va hacia Ti,
Y ha adquirido el don de olvidar…

Luna

Pozo de las estrellas,
Lago quieto que avanza
En la casa del aire
En las manos del agua,
Plato donde la luz está servida,
Suspendida nodriza de los sueños.

Lluvia

I

Está lloviendo en toda la superficie del aire,
Y es como el nacimiento de la muerte,
Que ama envolverse en las olas de la altura.
El lago late bajo el agua del aire,
Porque descienden las nubes con su gran verdad
Para escribir su superficie azul.
Quieto, tomo una taza de café.
Ya estoy tan lejos de mí mismo,
Y me he ido volviendo tan pequeño,
Que espero borrarme pronto de todas las memorias.

II

De la maravillosa altura cae el agua,
Plata gris de lo alto,
Que viene a enriquecer el sueño del volcán dormido
Junto al lago.
Inmóvil y sereno como un patriarca de la Biblia,
El antiguo volcán instala su silenciosa soledad
Y cae el agua.
“La paz es una de las formas del olvido”
piensa, y vuelve a dormirse en la gran lluvia gris,
mientras envuelve su cabeza entre las nubes,
que guardan el oro súbito de un rayo.

El señor de la cada del tiempo

I

Una campana mueve el aire,
Y hay panes, peces, y una copa de vino sobre la mesa.
Alguna vez alguien creyó en un día que nunca acabaría
(y no sabemos si eras tú o era yo)
hecho de juventud, belleza y gracia.
El sol alumbraría para siempre la heredad
Del infinito jardín pequeño.
No sabíamos que estaba por delante
El vino de los días amargos.
Para una mariposa.
Trae un mensaje del jardín que un día creímos visitar.
Mueve Jesús el aire que rodea
La alta campana de bronce,
Y el áspero cordón raspa su mano herida.
Construye otra palabra,
Otra forma de vida,
Mientras baja las gradas de piedra del campanario,
Cubierto de estameña,
Y su humor no es alegre,
Sino silenciosa,
Alta,
Dulce conciencia.

II

Pero cómo habríamos de permanecer aquí,
Junto a lo que es bello,
Los hermosos cuadros del pintor,
La bella copa labrada,
Las flores del jardín.
El viento ha esparcido cenizas en mis cabellos,
Y en la planta que sube oigo la voz
Del viejo amigo muerto.
El día naciente también debe morir.
Tendrá que trabajar como el amigo,
Y dar hojas y frutos y semillas.
Después se refugiará en el crepúsculo,
Como se ha refugiado el amigo
En la honda tierra.

III

Ceniza, lluvia, vino,
Algo latía en los dormitorios de la ausencia.
El rostro de las aguas recogía
Un alto pino ingrávido,
El eco de una nube que pasaba,
Y ese pino del agua y esa nube
Que no consignaría libro alguno,
De sueño estaban hechos.

Ricardo Lindo Fuentes

(Visited 62 times, 5 visits today)

106 – Portada

106-portada-noviembre-avion

 

Viento fuerte, terremoto o suave soplo. ¡Caídos! ¡Perdidos!
Llegamos a la casa, abrimos y no había hogar, ¡Caídos! ¡Perdidos!
No fuego, abrazo, un bienvenido, nada y nada. ¡Caídos! ¡Perdidos!
¨Los de la casa vienen ¨  ¨Joda ¿qué hacemos?¨  ¡Caídos! ¡Perdidos!

¨Agarrate un poco de reloj y calendario y ya verás ¨
Fue tu voz y de ella me prendí. Atolondrado.
Tu mano a mi hombro, no le falta. Qué bien me asienta!
Me llenaste de tu fe. Me arrimaste lo que siempre necesito, vos.

Después de una tajada de unos meses y desconsuelos
Fue hora  de tomar ladrillo, idea y cemento y vos a mi lado
Capitaneando mis frustraciones, acomodando mezcla y labor.
Brújula de mis perdidas, brillo de estrella que me guía si me nublo.

En blanco estaba el espacio, quebramos la botella, ¨Sí¨ gritamos
Y la mojamos de vino, con telas de la imaginación. ¨Sí¨ gritamos
Le acomodamos tonos, formas y matices sangre uva; ¨Sí¨ gritamos
Una pared estaba levantada, una ventana abierta y un sol que ya quemaba. ¨Sí¨ gritamos.

Acomodaste mesas, limpié el piso, domésticos andábamos. ¡Sin caídos ni perdidos!
Tomamos medidas para que esto aquí y esto allá o acullá. ¡Sin caídos ni perdidos!
Metimos clavos en ladrillos de vino y ajustamos desajuste. ¨Sí¨ gritamos.
Desenredamos enredos de confusiones de la torre de Babel. ¨Sí¨ gritamos.

Hoy te invito a que luzcas tu mejor tela y tu mejor sonrisa,
Quiero entrar con vos de la mano a nuestra casa  y la de todos
Quiero  mirarte como miro, Baila, bailemos con vino o coñac: ¡brindemos!
¡Sin caídos ni perdidos!, ¡Sin caídos ni perdidos! Y ¡Sin caídos ni perdidos!

Russo Dylan – Galeas

(Visited 58 times, 3 visits today)

105 – Portada

 

 105-portada-oct-b

                                                      Fotografía de portada: Rodolfo Aguilar

* * *

POEMA PARA OCTUBRE

La tarde es una rosa vagamente
en la rama desnuda del ocaso.
Una rosa ceniza, como un frío
beso crecido en unos muertos labios.
Leve sombra desliza
su palidez de hielo entre mis manos.
Las pupilas alargan sus miradas
como cautivos pájaros.
Octubre otra vez fruto
de este paisaje, este árbol
donde día tras día oscuramente
mi pobre corazón se va quedando.
Vivir es reencontrarse
en todo lo lejano,
ser otra vez aliento en el paisaje
que fue otra vez soñado.
Vivir es ser corteza de este roble
que en hielo y sol el tiempo va quemando.
El mar de la memoria
se enciende, se ilumina, y a su amparo
el corazón revive,
remoza primaveras, sollozando.
La tarde es una rosa vagamente
en la rama desnuda del ocaso.
A la piadosa luz de octubre vuelvo
y entre la tibia cuenca de mis manos
como un niño dormido
mi corazón levanto.
Vivir es retornar a cada Octubre
para sentirse el corazón dorado.
La tarde es una rosa vagamente
ceniza.
Octubre es fruto
otra vez en el árbol.

Leopoldo de Luis

(Visited 87 times, 6 visits today)

104 – Portada

104-portada-setiembre-A

 

Días blancos de primavera,
despertar con el verde que brotó,
ya viene el perfume a darte un soplo veloz.
Días blancos de primavera,
este azul va a llevarse tu dolor
más lejos que el frío, a algún helado rincón.

Días sin paz, ya no habrá más días sin paz,
si ya te ahogaste de llorar,
si ya lavaste a nuevo el alma,
vuelta a brillar, suelta tu mal, vuelta a brillar.

Días blancos de primavera,
flor abierta que todo espera dar 
al pedirte apenas que la quieras mirar.

Vuelta a brillar, suelta tu mal, vuelta a brillar
porque el invierno volverá.
Hoy día es tiempo de tibieza,
d ía de sol sea este hoy día de sol.
No insistas en mirar atrás
que un día, pronto, el día se helará.

Cada día de primavera,
cada pétalo lleva una canción
que preparó cuando el frío ahogaba su voz.

Día de sol sea este hoy día de sol,
si ya te ahogaste de llorar (basta de llorar),
si ya lavaste a nuevo el alma,
d ías de amar, días de dar, días de amar.

Días blancos de primavera,
guarda el fruto este blanco azahar de hoy.
Que brille la vida entera en primavera,
dentro y fuera vuelve el   sol.

Pedro Aznar

(Visited 70 times, 4 visits today)

103 – Portada

 

103-portadaagosto

Agosto

Va a llover… Lo ha dicho al césped
el canto fresco del río;
el viento lo ha dicho al bosque
y el bosque al viento y al río.

Va a llover… Crujen las ramas
y huele a sombra en los pinos.

Naufraga en verde el paisaje.
Pasan pájaros perdidos.

Va a llover… Ya el cielo empieza
a madurar en el fondo
de tus ojos pensativos.

Jaime Torres Bodet

(Visited 66 times, 4 visits today)

102 – Portada

102-portada

 

Un joven dijo: Háblanos de la Amistad.
Y él respondió:
Vuestro amigo es la respuesta a vuestras necesidades.
El es el campo que plantáis con amor y cosecháis con agradecimiento.
-Y él es vuestra mesa y vuestro hogar.
Porque vosotros, vais hacia él con vuestro hambre y lo buscáis con sed de paz.
Cuando vuestro amigo os hable francamente, no temáis vuestro propio “no”, ni detengáis el “sí”.
Y cuando él esté callado, que no cese vuestro corazón de oír su corazón; porque, sin palabras, en amistad, todos los pensamientos, todos los deseos, todas las esperanzas nacen y se comparten en espontánea alegría.
Cuando os separéis de un amigo, no sufráis; porque lo que más amáis en él se aclarará en su ausencia, como la montaña es más clara desde el llano para el montañés.
Y no permitáis más propósito en la amistad que el ahondamiento del espíritu.
Porque el amor que no busca más que la aclaración de su propio misterio, no es amor sino una red lanzada; y solamente lo inútil es cogido.
Y haced que lo mejor de vosotros sea para vuestro amigo. Si él ha de conocer el menguante de vuestra marea, que conozca también su creciente.
Porque ¿qué amigo es el que buscaréis para matar las horas?
Buscadlo siempre para vivir las horas.
Porque él está para llenar vuestra necesidad, no vuestro vacío.
Y en la dulzura de la amistad, dejad que haya risas y placeres compartidos.
Porque en el rocío de las cosas pequeñas el corazón encuentra su mañana y se refresca.

El Profeta – Kahlil Gibran

(Visited 87 times, 2 visits today)

101 – Portada

101 - portada

 

 

Yo tengo en el hogar un soberano
único a quien venera el alma mía;
es su corona de cabello cano,
la honra es su ley y la virtud su guía.

En lentas horas de miseria y duelo,
lleno de firme y varonil constancia,
guarda la fe con que me habló del cielo
en las horas primeras de mi infancia.

La amarga proscripción y la tristeza
en su alma abrieron incurable herida;
es un anciano, y lleva en su cabeza
el polvo del camino de la vida.

Ve del mundo las fieras tempestades,
de la suerte las horas desgraciadas,
y pasa, como Cristo el Tiberíades,
de pie sobre las horas encrespadas.

Seca su llanto, calla sus dolores,
y sólo en el deber sus ojos fijos,
recoge espinas y derrama flores
sobre la senda que trazó a sus hijos.

Me ha dicho: «A quien es bueno, la amargura
jamás en llanto sus mejillas moja:
en el mundo la flor de la ventura
al más ligero soplo se deshoja.

»Haz el bien sin temer el sacrificio,
el hombre ha de luchar sereno y fuerte,
y halla quien odia la maldad y el vicio
un tálamo de rosas en la muerte.

»Si eres pobre, confórmate y sé bueno;
si eres rico, protege al desgraciado,
y lo mismo en tu hogar que en el ajeno
guarda tu honor para vivir honrado.

»Ama la libertad, libre es el hombre
y su juez más severo es la conciencia;
tanto como tu honor guarda tu nombre,
pues mi nombre y mi honor forman tu herencia.»

Este código augusto, en mi alma pudo,
desde que lo escuché quedar grabado;
en todas las tormentas fue mi escudo,
de todas las borrascas me ha salvado.

Mi padre tiene en su mirar sereno
reflejo fiel de su conciencia honrada;
¡Cuánto consejo cariñoso y bueno
sorprendo en el fulgor de su mirada!

La nobleza del alma es su nobleza,
la gloria del deber forma su gloria;
es pobre, pero encierra su pobreza
la página más grande de su historia.

Siendo el culto de mi alma su cariño,
la suerte quiso que al honrar su nombre,
fuera el amor que me inspiró de niño
la más sagrada inspiración del hombre.

Quisiera el cielo que el canto que me inspira
siempre sus ojos con amor lo vean,
y de todos los versos de mi lira
estos dignos de su nombre sean.

Juan de Dios Peza

Feliz día a todos los papás les desea poetastrabajando.com  LetrA – Z

(Visited 99 times, 1 visits today)

100 – Portada

100- a1

 

Palabras me han de faltar
para decir lo que siento
y espere este gran momento,
para poderme explayar.

Ya son cien presentaciones,
que mes a mes nos obsequian,
a los asiduos lectores
que gustan de artes y letras.

De la A hasta la Z.
Hoy se nos viste de gala
y en Poetas Trabajando,
a nuestro orgullo engalana.

Quizá empezó como un juego
del que nadie imaginaba,
que a Poetas y escritores,
un buen día nos agrupara.

Felicidades a todos,
los que nos brindan la dicha
de escribir lo que pensamos,
con libertad y alegría.

Russo Dylan y Leonor
reciban este homenaje,
que con cariño y honor
les brinda este personaje.

Jorge Sierra

Audio: LetrA – Z – ya son cien presentaciones – Jorge Sierra

(Visited 101 times, 18 visits today)

98 – Portada

98-portada. d

 

Amar, amar, amar, amar siempre, con todo
el ser y con la tierra y con el cielo,
con lo claro del sol y lo oscuro del lodo:
amar por toda ciencia y amar por todo anhelo.

Y cuando la montaña de la vida
nos sea dura y larga y alta y llena de abismos,
amar la inmensidad que es de amor encendida
¡y arder en la fusión de nuestros pechos mismos!

Rubén  Darío

(Visited 196 times, 19 visits today)