La Cenicienta

La Cenicienta

 

La Cenicienta es una obra de ballet tradicional, basado en el cuento homónimo de Charles Perrault. Originalmente llamado “Cendrillon ou la petite pantoufle de verre” (Cenicienta o la pequeña zapatilla de cristal), este ballet ha sido interpretado por muchas compañías de ballet a través de los años, manteniéndose en la actualidad dentro del repertorio de las más importantes compañías de ballet.

El interés de los coreógrafos por llevar a la danza la historia del famoso cuento de Perrault data de casi 200 años. El primer ballet basado en esta obra fue coreografía del francés Louise Antoine Duport, estrenado en la ciudad de Viena en 1813.

El el 26 de marzo de 1822 fue estrenado en el King´s Theatre de Londres, con un libreto de Albert Decomte y música de Fernando Sor.
Luego, el 2 de mayo del año 1901 se presenta en Berlin, Alemania. Su música la compuso Johann Strauss para este ballet específicamente, no como otras obras del autor que se han utilizado en diferentes ballets después que fueron creadas. Strauss muere antes del estreno del ballet.
En el año 1908 se presenta en la Ópera de la Corte de Viena. Estuvo en escena muy poco tiempo, a pesar de la popularidad de la música de Strauss.
En 1945 fue retomado por los rusos y reestrenado con la música de Serguei Prokofiev, la coreografía de Zakharov y la primera bailarina Olga Lepescinskaia en el Teatro Bolshoi de Moscú, al terminar la segunda guerra mundial.

La partitura de Prokofiev para este ballet casi siempre ha dejado confundidos a los coreógrafos y críticos quienes se preguntan cómo una partitura tan sofisticada y sarcástica puede guiar un cuento de hadas.

El argumento atrajo a Marius Petipa, cuando faltaban sólo siete años para concluir el siglo XIX. La obra, titulada como el cuento alusivo, tuvo la inhabitual coreografía de tres importantes figuras: el propio Petipa, Lev Ivánov y el maestro de baile italiano Enrico Cecchetti. Fue estrenado en el Teatro Mariinski de San Petersburgo.
Entre las numerosas versiones coreográficas de La Cenicienta de Prokofiev cabe destacar la que Frederick Ashton preparó para el Sadler Ballet de Londres. La Primera Representación en Gran Bretaña tuvo Lugar en el Covent Garden el 23 de diciembre de 1948, con Margot Fonteyn, Michael Somes, Frederick Ashton y Robert Helpman (Estós dos Últimos bailando los papeles de las hermanastras).

Nureyev preparó su propia versión en 1986 con la música de Prokofiev para el Ballet de la Ópera de París, con escenografía de Petrika Ionesco. Le dio un giro total de a la historia. Esta Cenicienta está ambientada en el Hollywood de 1930. La joven sueña con ser una estrella de cine, y descubierta ONU productor, escapa de padre alcohólico, una malvada madrastra y sus hermanastras crueles, y hace su debut en el cine, capturando el corazón del protagonista en el Camino. Encontramos Varios de Sus Temas favoritos: El Deseo de Escapar de las duras Realidades de la vida, el sueño iniciático, el Mundo Real Que se Fusiona con uno imaginario, el arte de Como concreción del sueño Convertido En Realidad.
En el año 1988, el coreógrafo cubano Pedro Consuegra presenta su versión por vez primera. Esto ocurre en el teatro Ópera de Marsella y lo interpretan los bailarines del Ballet Nacional de Cuba. Se considera que Pedro Consuegra enriquece esta coreografía en aspectos técnicos y dramáticos.

En Cuba se presenta el estreno de la versión de Pedro Consuegra, el 9 de marzo de 1996, en La Habana.

Argumento

Primer acto

Comienza la historia con las escenas en las que Cenicienta soporta las maldades de su madrastra y sus hermanastras. La media punta y los grands battements son los elementos artísticos que utilizan las cuatro bailarinas para mostrar el desparpajo de sus papeles y un aire cómico, peleando entre ellas y envidiándose mutuamente. En este acto ya queda patente la profusión de vestuarios y figuraciones propias de los ballets rusos.

Segundo acto

En el segundo acto, en el que se celebra la fiesta del príncipe, los invitados llegan al castillo y bailan danzas de corte. Es en esta ocasión, cuando podemos disfrutar del cuerpo de baile en su conjunto y cuando hace su aparición en escena el Príncipe, quien desde el inicio pone de manifiesto el nivel artístico de la compañía. La coreografía en este momento del cuento destaca por los pasos a dos, los grandes saltos y grandes jetés. Cenicienta atrae la atención del público con su realización de fouettes, típicos giros de ballet.
Éste segundo acto termina cuando las doce campanadas anuncian la medianoche y la joven huye del castillo, perdiendo uno de sus zapatos de cristal.

Tercer acto

En el tercer y último acto, el Príncipe busca desesperadamente a su bella desconocida viajando a los países de los invitados al baile. Los cambios escenográficos prestan especial apoyo a la comprensión del cuento en este punto. Finaliza la historia con el encuentro de la pareja y la celebración de la boda, escenas en las que las variaciones reafirman las palabras de Prokofiev, el compositor de la obra: “Era importante para mí que La Cenicienta fuera lo más bailable posible. Por ello la compuse en la mejor tradición del ballet clásico”

 

 

 

 

 

(Visited 206 times, 13 visits today)