¡CUIDADO!

¡CUIDADO!

Cuento de Jorge Maggi (Argentina)

 

 

 

Me preguntan ¿qué es EL OVEJERISMO? trataré de explicarlo con un cuentito al que llamaré

¡”CUIDADO”!

PRIMERA PARTE

1.- Una persona, generalmente masculina, compra un cachorrito con pedigree de POA. Lo lleva al veterinario, lo desparasita, lo vacuna, lo cuida y lo quiere. Cuando tiene tres meses es destrozón, juguetón, ensucia adentro, etc. El dueño recurre al criador o al veterinario para ver cómo puede solucionar eso. Le recomiendan un adiestrador, se contactan, y a los cuatro meses aproximadamente dueño y cachorro conocen una Agrupación. Todos miran el perrito, que se ve lindo. El tipo sigue viniendo, nadie sabe ni cómo se llama …se refieren a él como …”ahí viene el que tiene el hijo de Astor”, por ejemplo

Ponen el cachorrito en la pista y empiezan las instrucciones : “llamá de allá, llamaaaa¨”, …”escondete” …”parate”…”gritaaaa! …”que no te veeeeaaa”… “y la pelotitaaa! Y le dicen: hacete socio, lo presentamos en la expo…dale. El tipo ni habla, ni opina, solamente salta, o se agacha, o se esconde, o corre como un gil al que le gritan cada vez más, se agota. Llega a su casa los domingos a las 14,30, agotado, muerto, transpirado, pero contento. Le dicen que el cachorrito es bueno y le cuenta a la mujer esas novedades. La mujer (que no sabe lo que le espera) le dice…se enfrían los ravioles .., hace una hora que te estamos esperando. El nene de diez años se interesa, la nena de siete no.

2.- Pasan quince días – Martes a la noche, hace frío. Vuelve el tipo con su cachorrito de “trabajarlo”, porque se acerca la exposición y ahora lo caminan “martes y jueves también”. La mujer, con cara cada vez más larga, piensa que el tipo está loco, pero como el tipo se va con el cachorro, a dónde va a ir …! ¡y llega el día del debut!

3.- El tipo se prepara un equipo “Adidas plus” con gorra al tono y zapatillas… “de fondo, las que prefieren los atletas”, un bolso adecuado con comedero, pelotita, pelotita suplente, pito*, pito suplente, agua (¡2 bidones!), abrillantador, rasqueta y cepillo y temprano se mira al espejo, y hasta hace unas flexiones. Se ve bien. Pero, no se acuerda si tenía que darle de comer al perro más, menos o nada. Llama al entrenador al celular, ¡son las seis de la mañana! Consulta. La respuesta es dura y clara: ¡boludo! ¡no, no tenés que darle nada! Se sorprende, pero se adapta. Y se va para Monte Grande, a donde nunca había ido. Jode la neblina, y el frío. A pesar del GPS se pasa de la 205 y termina en Ezeiza. Hace 133 km para encontrar Monte Grande, llega 9,15. ¿Dónde estaciona? ¡Donde puede! Saca el cachorro a los tirones y así entra en la sede de Monte Grande. ¡Bien! Hay bastante gente, busca al guía, no lo encuentra. Al criador tampoco (está durmiendo en la casa). Se desespera, tiene que ir al baño, pero ¿a quién le deja el cachorro? un kilombito, va con cachorro y todo. Sale del baño y lo moja uno que está bañando un perro con una hidrolavadora gigante y ve al handler que corre apurado con una cachorrita y entra a pista y ¡no le da bola! por micrófono dicen “último llamado para no sé qué…”. Sigue dudando, desconcertado y nervioso. Oh…viene el guía, un poco agitado. ¿Sacaste el número? ¡andá boludo …! ¡es allá, en aquella mesa! El tipo, no sin esfuerzo, consigue el número y el guía viene, se lo pone, le saca el cachorro de la mano y entra a la pista. La última instrucción es … “llama cuando levante la mano”.

4.- Sexta machos en pista. Hay como veinte. Qué hacen, a todos le miran la boca, y anotan. Ehh..! ¿les aprietan los testículos? Empiezan a caminar y el guía no levanta la mano pero parece que se dirige a él cuando grita… ¡”llamaaa! boludo!, ¡”correee boludo! ¡”escondete boludo”…! El tipo se marea, no sabe bien que hacer, pero se “suelta”, llama, grita, corre, salta, toca pito, tropieza, se cae, se levanta, se ensucia, se emociona … ¡y el cachorro salió segundo! Podio, fotos, una copa y una bolsa de alimento (que parece que es para el guía). Contento paga al guía, paga la foto por adelantado (error) y se siente como Maradona cuando el gol a los ingleses. Saca pecho y da una vuelta como sin querer, por afuera de la pista, medio inflado, y encima dos le dicen, ¿saliste segundo? te afanaron, ¡el que ganó es amigo del juez!

5.- El tipo vuelve a la casa, con una copita de diez centímetros, pero una alegría incomparable. Se convierte de inmediato en ídolo de su hijo de diez años, la nena de siete se “apodera” de la copita y la Sra. Sonríe (insisto, no sabe lo que le espera).

SEGUNDA PARTE

6.- Tres días después la copita luce en un lugar preferencial del modular, el tipo faltó tres días al trabajo y se está recuperando de una gripe machaza. Se levanta, se tiene que recuperar porque no puede faltar un día más. ¿Al trabajo? Nooooo…, ¡a la Agrupación!, mañana es jueves.

Y cansado del trabajo, no del todo recuperado de la gripe, emponchado, pero altivo, seguro, casi canchero, el tipo, el jueves 18,30 llega a la Agrupación. Al primero que se le acerca le dice: “este es “Póker”, el hijo de Astor que salió segundo el domingo”. Ah…yo soy Cariotti, jugué dos partidos en la quinta de River, ahora tengo sesenta y vengo a correr un poco. Chau!!!

Finalmente llegan algunos de la Agrupación y el tipo participa de los comentarios, ya es parte, ya NO ES NUEVO. Y pregunta ¿che, cuándo hay otra? Mirá, el sábado 7 en La Plata, dentro de casi tres semanas, nosotros vamos a esa. ¡Qué macana! los sábados trabajo y ¡nooooo! ese día cumple años mi nena!.

7.- ¿Qué hace el tipo? Consigue un reemplazo en el trabajo (a cambio de trabajar tres sábados para “compensar” a quien lo cubre ahora) y convence a la familia que van, compiten y festejan el cumpleaños de la nena en la “República de los Niños”.

Inscripción, entrenamiento, cepillado, lavado y planchado del equipo “ADIDAS para TRIUNFADORES”, un bolso con todo (ni Remo, Sieger alemán, tenía tantas chucherías), toalla, bebedero, comedero, rasqueta, cepillo, pito, chifle, pelotita, bocina, bubucela, agua en bidones (dos por las dudas) y un espíritu ganador que ¡reíte de Vegas! Y toda la familia, a las 6 de la mañana del sábado 7, con cachorro incluido, salen para La Plata. Otra vez mucho frío, neblina, los chicos quieren desayunar en un Mac…, el coche repleto de cosas (del perro y para el perro, la mayoría). Nervios, muchos nervios, pero todo sea por …”Póker”. El predio es bueno, pero muy grande y medio vacío a las 8,30 de la mañana (¡mejor llegar temprano!). Hace frío. El tipo, ya OVEJERISTA, ¡casi un veterano! compra el catálogo y no se encuentra! desesperación, locura, frustración! No está anotado! Y por ahí ve al encargado de inscribir los perros en su Agrupación! ¡Póker” no está anotado! No puede ser, yo lo anoté. Y toda la familia sigue al “anotador”, hasta la mesa donde se dan los números! ¿Y?, el perro pasó a 5ª, cumplió 6 meses hace 7 días! Llega el handler, se entera. No te lo puedo presentar, en quinta, tengo otro, ¡esperá veo si te consigo uno! Y al rato, vuelve con un petiso gordo, y con cara de haber dormido poco y nada. Flaco, a ver, no te preocupes, “vos llamá cuando levanto la mano”.

8.- La segunda presentación: los hechos se precipitan,  quinta machos a pista. “Póker” parecía un poco chico, ¿o los otros serían muy grandes? El petiso medio lo arrastraba, no se notaba que “Póker” y su nuevo handler formaran, digamos, un “equipo”. ¿¿¿Y encima este Juez hace distinto, hace “individuales”??? Y vuelve el “llamá”, enseguida el “llamaaá boludo”. Eran catorce perros, y todo sucedió muy rápido…. Lo llamaron décimo y terminó décimo primero ¿Cómo puede ser? y no viste, ¡acá benefician a los perros de La Plata!
No hubo fotos, ni podios, ni copas, ni bolsa de alimentos. Ni “República de los Niños”. Apenas un almuerzo triste en…Mac….

TERCERA PARTE

9.- “OVEJERITIS” o inflamación del ovejerismo.

¿Y ahora? La copita reculó en el modular y un jarrón medio la tapa. Los nenes siguen en la suya y la mujer piensa (y se equivoca) que el tipo se calmó. El tipo va a la Agrupación medio mustio, con poca gana, pero…ya tiene el virus en la sangre. Y, quedan 2 caminos:
En la Agrupación escucha que en un mes, juzga en Rosario una alemana, Margit van … y que varios de la Agrupación van porque la señora alemana es una garantía, no como los de acá. Inscribe a “Póker”, el guía le da manija para que lo lleve y el tipo muestra su “ovejeritis”. Se va sólo tres días, pero en caravana con otro par de coches de aficionados de la Agrupación. Va con sus equipos deportivos súper y todos las cosas de su “Póker” que ya creció un poco. Pero, ¡macana! ¡salen veintitrés anotados, que llegan de todo el país! Gastos en Hotel, comidas, combustible, inscripción, claro, preparación, y guía y la familia sola en casa. Y “Póker” sale décimo cuarto entre 20 buenos perros presentes. La alemana elogia mucho la categoría. A la gente parece que le satisface su juzgamiento. Uno de la Agrupación sale segundo y vuelve muy contento y el otro con un macho de tercera sale décimo quinto entre veinticuatro y habla de seleccionarlo (¿qué será eso?) y probarlo como reproductor, porque tiene buen pedigree y buen carácter.

10.- “OVEJEROSIS” o la deformación degenerativa irreversible del ovejerismo.

El tipo puede venir puteando, porque lo “cagaron”, porque es todo acomodo, arreglos, la pqlparió! Porque no viste …ganaron todos perros de Rosario …o todos los que presentaron esas dos mujeres que yo no digo que no presentan bien, pero ¡la alemana las acomodó! o viste los perros de los dirigentes, ¡salieron casi todos bien! Ahí se entra en la OVEJEROSIS, el ovejerismo degenerativo, deformado, incurable, que hará al enfermo sufrir muchísimo, lo mismo que a quienes lo rodean, salvo que sean de su misma condición. Y ¡CUIDADO! ¡es contagioso, una enfermedad ¡MUY CONTAGIOSA!

Pero, nuestro tipo, volvió callado y pensando. Y llegó a la casa tranquilo, acarició a su perro, besó a su mujer, acomodó la copita hacia adelante en el modular y como sin querer la lustró un poquito con la manga. El martes fue a la Agrupación, charló tranquilo con todos, paseó y acarició más que antes a “Póker”, averiguó cómo se hace para sacarle las placas de cadera y codo de control y volvió a casa temprano, a cenar con la familia. Y allí les dijo: qué les parece si el domingo vamos a la “República de los Niños”. Y “Póker” movió la cola contento porque sabía que sería de la partida. ¡Su dueño era un buen OVEJERISTA!, ¡era su AMIGO y él era parte de la familia!

Hoy el perro está seleccionado, y, cuando el tiempo lo permite, la familia va a la Agrupación, comparten algunos asados, muchos mates. ¡Están naciendo los primeros cachorritos de “Póker”! Los chicos crecen, estudian, juegan con “Póker” que los quiere mucho. Están pensando por ahí en tener una cría, ¡sería lindo! La copita está siempre lustrada y ¿qué es lo que hay al lado? Ah…sí, es el “Diploma de Selección”. ¡Queda lindo ahí!

Dedicado a los OVEJERISTAS de LEY

Escrito por Jorge Maggi.  Reproducción permitida siempre que se reproduzca completo y citando al autor.

*Pito:  silbato. Instrumento pequeño y hueco que produce un sonido agudo cuando se sopla por él.

(Visited 10 times, 5 visits today)