La flauta mágica

LA FLAUTA MÁGICA

 La flauta mágica es un ballet coreografiado por Maurice Béjart, con música de Wolfgang A. Mozart. Una pieza en que, con movimientos virtuosos, se presenta un universo dual en toda su belleza y sabiduría.

 Cuando Wolfgang Amadeus Mozart murió en diciembre de 1791, su última composición, La flauta mágica, ya era un éxito. Doscientos años después es una de las diez óperas más interpretadas en el mundo y ha servido como fuente de inspiración a numerosos artistas.

Maurice Béjart tomó la obra de Mozart para crear una pieza en que, con movimientos virtuosos, nos presenta un universo dual en toda su belleza y sabiduría. 

Cuatro años demoró el bailarín y coreógrafo francés Maurice Béjart en realizar la coreografía para La Flauta Mágica. Él tenía un respeto muy grande hacia la ópera, hacia Mozart y en especial por esta composición,  decía que le faltaba algo y eran los bailarines. Ellos con sus cuerpos expresan lo que los cantantes dicen, y es que Béjart era, de entre todos los coreógrafos en el mundo, un creador que utilizaba todo lo que el teatro le daba.

En marzo de 1981, en el Circo Real de Bruselas, el espectáculo se montó por primera vez con la grabación íntegra de la Orquesta Filarmónica de Berlín dirigida por Karl Böhm. Luego se repuso en 2003 y, desde ese año hasta el 2017 no se había vuelto a remontar ya que sólo el Ballet de Stuttgart y el cuerpo de bailarines del coreógrafo tienen los derechos para representarla.

En La flauta mágica de Béjart los cuerpos transmiten exactamente lo que se canta. La coreografía es bastante difícil porque son 20 los personajes principales. Es importante destacar que las voces fueron escogidas especialmente por Béjart, quien consideraba que la versión dirigida por Karl Böhm era la mejor. Por esta razón, el ballet La flauta mágicasiempre se ha presentado con música grabada. Además del canto hay también un narrador, que durante todo el espectáculo baila y habla, al igual que Tamino, Pamina y Papageno.

En palabras del fallecido coreógrafo francés: “La flauta mágica se nos presenta bajo un doble aspecto: una fantasía que nos adentra en la poesía pura de la infancia y, sobretodo, un ritual preciso, riguroso, inspirado. Esta mezcla puede parecer extraña, pero de inmediato constatamos que funciona perfectamente y la alternancia de escenas, sean mágicas, sean francamente cómicas o con un mensaje filosófico de gran altura de pensamiento, nos dejan más dispuestos a recibir el simbolismo, no solamente con nuestro espíritu sino con todo nuestro ser”.

(Visited 1 times, 1 visits today)