¿¿¿Sueño o realidad???

¿¿¿SUEÑO O REALIDAD???

 

cenic.zap.

 

Era una noche de agosto, tocaban a la puerta con desesperación, la madre de Cenicienta, abrió y le dieron una terrible noticia, una tremenda pesadilla, algo que nadie esperaba. Avisaron que su esposo había tenido un terrible accidente automovilístico y perdió la vida. Un hombre con un gran corazón, joven, guapo, inteligente y bondadoso.

Insólito, terrible,  su pequeña solo tenía tres meses de nacida. La vida de su madre giró alrededor de ella, con todo su amor.

Pero la vida tiene mil sucesos inesperados. Así que cuando Cenicienta tenía tres años, su madre contrajo matrimonio nuevamente.  Esta mujer nunca supo si fue realmente amor lo que la llevó al altar o la necesidad extrema de compañía, apoyo emocional y económico. Además de que vivir sola en el pueblo y con una pequeña, no era nada fácil.

Lo cierto es que la vida de las dos cambió y cuando se dió cuenta ya estaba embarazada, lo cual sucedió dos veces, y nacieron dos mujercitas. Siempre protegidas por su padre. Y a ella nunca la aceptó y mucho menos amó, como había prometido, cuando pretendía a su madre.

Los años pasaban y  la madre se daba cuenta que cada día Cenicienta se parecía más a su padre, en todos los sentidos. Esto hacía que añorara aun más su presencia, pues nunca dejó de amarlo. Su recuerdo estaba vivo y presente. No había ni habría nadie como él.

La niña, en su nuevo hogar creció siempre con angustia, sufrimiento y falta de cariño, pero la vida todo lo compensa. Sus tíos la amaban. Transcurrieron los años y muy joven empezó a trabajar, donde recibió todo el aprecio y cariño que le hizo falta. Fue muy querida por quienes la rodeaban. Así transcurrieron los años.

Una tarde de otoño al estar en su trabajo, frente a la computadora, empezó la gran sorpresa que el destino deparaba para ella. Recibió un mensaje que la dejó perpleja… totalmente sorprendida, no podía creer lo que sus ojos leían… uno de sus amigos se casaría en el otro lado del mundo.

La invitaba a su boda, todo pagado. Venía incluída la carta donde se hacía responsable de ella, para que no tuviera problemas de ningún tipo en migración. Debía agilizar los trámites para viajar. Si quería vivir esta maravillosa experiencia, debía apresurarse. Y lo logró… estaba en camino.

Fueron muchas horas en el aire. Llegó y la esperaban sus amigos con gran emoción, para llevarla a comer a un lugar tranquilo y agradable frente al mar, un hermoso paisaje, donde disfrutaron de un delicioso vino y platillo a base de canguro. Realmente estaba probando el sabor Australiano.

Después fueron a casa de su amiga, novia de quien la había invitado. Ya se estaban haciendo los preparativos para la boda. Y como dos hermanas, pasaron toda la noche hablando del pasado, presente y futuro de ambas.

Al día siguiente fueron a comprar las flores exóticas y extrañas a su vista, diferentes a todas las que había visto en toda su vida, para hacer los bouquets para la novia y las damas de honor o madrinas que eran tres, de diferentes nacionalidades India, México y Escocia.

Todo estaba listo. Los vestidos hermosos en organza azul plúmbago, zapatos color perla. Llegó muy temprano un fotógrafo inglés que empezó a tomar fotos desde que empezaron a arreglar a la novia y las damas de honor.

El novio regala  a Cenicienta, ese mismo día, una joya con una agua marina del color del vestido, como recuerdo de ese inolvidable día.

Después son trasladadas en un automóvil blanco de colección, a la capilla, que se encontraba en medio de un bosque. Todo era una hermosa alfombra de hojas de maple amarillas, rojas y naranjas. Era un paisaje realmente increible. Y a la entrada, se encontraba un gaitero con su tradicional traje escocés tocando para recibir a los invitados antes de la ceremonia religiosa. Todo se conjugaba para ser un espectáculo maravilloso.

Antes de entrar a la capilla, le informaron que ella encabezará el cortejo, tremendo honor, cada vez más sorprendida, de todo lo que sucedía.  Tenía un nerviosismo muy bien disimulado. Ahí esperaban tres ministros vestidos de diferente manera pues eran familiares de los novios, un protestante, un católico y un anglicano.

La capilla lucía preciosa, plena de luz y flores. Todos los presentes, elegantemente vestidos al estilo inglés, algunas mujeres con sombreros y velos. Un coro precioso  Y al frente del altar, sonriendo, cuatro caballeros en traje de gala escocés. El novio y los acompañantes de las damas. Parecían imágenes de una película antigua.

La novia entró con una chalina de cuadros rojos y líneas amarillas y verde obscuro, que simboliza el clan al cual pertenece. Y una vez casada, se la cambian por la de cuadros azules con dorado y verde obscuro que corresponde a su nueva familia. Este simbolismo de pasar de una familia a la otra y tomar el nuevo apellido, era muy emotivo.

Al terminar la ceremonia, uno de sus amigos, un joven muy apuesto, la toma del brazo  y la acompaña al jardín, ubicado en la parte lateral de la capilla, donde hay un pozo con un molino de agua, y previo a la fiesta se hace un brindis con champagne.

Después van al salón de fiestas. Los novios y las madrinas son los últimos en entrar, según las reglas de etiqueta para que el cortejo principal sea recibido por todos los asistentes de pie y con un gran aplauso.

Cenicienta vive su propio cuento, un escocés con la gaita y otro con el bastón, dan los nombres de la primera pareja de la noche y los lleva el paje a la mesa de honor y así sucesivamente cada una de las tres madrinas y sus respectivas parejas, al final claro, para ser ovacionados, se presentan los novios.

Empiezan a disfrutar de deliciosos manjares, vinos y postres traídos de diferentes partes del mundo, a la luz de las velas y la música de fondo, en vivo.

Su pareja es el mejor amigo del novio. Se dirige nuevamente a ella y le dice,  necesito una dama para bailar toda la noche, tendiendo la mano para iniciar con las demás parejas. Él era tremendamente atractivo, blanco, cabello negro, ojos azules, una sonrisa encantadora y carácter afable y divertido. Esto era como un sueño.

La música era preciosa. El grupo musical es un grupo de jóvenes rubios vestidos de negro, que interpretan música antigua y que se baila como en los tiempos de los reyes. Antes de cada pieza ellos dan las indicaciones. Todos ríen y disfrutan cada pieza al máximo.

Los novios ya han partido a la luna de miel en medio de un gran alboroto,  de familiares y amigos, quienes les desean felicidad eterna juntos y la fiesta continúa hasta el amanecer.

Una noche de sueño, mágica, inolvidable… ¿acaso fue verdad?

Al despertar con un hermoso día soleado, y el corazón pleno de felicidad, en casa de su amiga, duda… pero sobre el tocador reluce una aguamarina engarzada en oro.

 

Martha Larios

(Visited 74 times, 4 visits today)