La bella durmiente

La bella durmiente

 

belladurmiente

La bella durmiente es un ballet en un prólogo y tres actos con música de de Piotr I. Tchaikovsky y basado en el cuento “La bella durmiente del bosque” de Charles Perrault, aunque Tchaikovsky y su libretista trabajaron con la versión de los hermanos Grimm (Dornröschen) para situar la trama de su ballet. Fue estrenado 15 de enero de 1890 en el Teatro Mariinski de San Petersburgo, con coreografía de Marius Petipa y dirección de Riccardo Drigo. La escenografía fue de Henrich Levogt (Prólogo), Ivan Andreyev (Acto I), Mikhail Bocharov (Actos I y II), Matvey Shishkov (Acto III). El diseñador de vestuario fue Ivan Vsevolozhsky que destinó la fabulosa suma de cincuenta mil rublos sólo para el ese fin.

En el estreno, el zar Alejandro III de Rusia convocó a Tchaikovsky a la caja imperial. El zar hizo el simple comentario “Muy bonito”, que al parecer irritó a Tchaikovsky quien esperaba una respuesta más efusiva. Tchaikovsky nunca tuvo el lujo de presenciar cómo su trabajo se convirtió en un éxito instantáneo en los teatros fuera de Rusia. Falleció en 1893. En 1903 La bella durmiente era el segundo ballet más popular en el repertorio del ballet imperial, habiendo sido representado 200 veces en sólo diez años.

La idea inicial surgió de Ivan Vsevolojsky, por entonces director general de los Teatros Imperiales, quien encargó la partitura del nuevo ballet a Tchaikovsky , pidiéndole una serie de melodías a la manera de Lully, Bach y Rameau y una cuadrilla para personajes tomados de otrs cuentos de Perrault. Sólo con este pedido Vsevolojsky introdujo sin saberlo un cambio fundamental en lo que hasta aquel momento había sido la música para ballet. Chaikovski encaró su trabajo con entusiasmo y aunque pareció seguir fielmente los pedidos del director y las detalladas instrucciones de Petipa, en realidad creó una obra con valores propios y una entidad musical de una dimensión hasta entonces desconocida en el ballet. Tchaikovsky no dudó en aceptar el encargo aunque era consciente de que El lago de los cisnes, su único ballet anterior, había sido recibido con poco entusiasmo en esa etapa de su carrera.

El escenario de ballet en el que trabajó Tchaikovsky se basó en la versión de los Hermanos Grimm de la obra de Perrault titulada Dornröschen. En dicha versión los padres de la princesa, el rey y la reina, sobreviven al sueño de cien años para celebrar la boda de la princesa con el príncipe. No obstante, Vsevolozhsky incluyó en el ballet otros personajes de los cuentos de Perrault, tales como El gato con botas, Caperucita Roja, Cenicienta, El pájaro azul, Riquet el del copete y Pulgarcito. Asimismo, se tomaron otros personajes de cuentos de hadas franceses como La bella y la bestia, Ricitos de oro y El gato blanco. Por su parte, Tchaikovsky estaba feliz de informar al director de los teatros imperiales que había tenido el gran placer de estudiar la obra y que había logrado la inspiración adecuada para hacerle justicia. El coreógrafo fue Marius Petipa, maestro de ballet del ballet imperial, que escribió una lista muy detallada de instrucciones en cuanto a los requerimientos musicales. Tchaikovsky trabajó con rapidez sobre la nueva obra. Comenzó los bocetos iniciales en el invierno de 1888 y empezó la orquestación de la obra el 30 de mayo de 1889.

El ballet se centra en las dos principales fuerzas en conflicto del bien, el Hada de las lilas,  y del mal, Carabosse. Cada una de ellas cuenta con un leitmotiv representativo, que se ejecuta a través de todo el ballet y que sirve como un importante hilo para la trama subyacente. En el tercer acto de la obra, sin embargo, no aparece ninguno de los dos motivos y en su lugar coloca el foco sobre los personajes individuales de las diversas danzas de la corte.

Son incontables las versiones de La bella durmiente que distintas compañías de ballet de todo el mundo dieron a conocer. Vale la pena detenerse en una de estas versiones especialmente significativa: la que los legendarios Ballets Rusos de Serguei Diaghilev estrenaron en Londres en 1921. Fue la primera vez que este ballet se mostró fuera de Rusia de una manera completa, y la decisión de Diaghilev de montar este ballet en el marco de una compañía definida por su modernismo representó un homenaje emotivo al genio del viejo maestro Petipa. El espectáculo tuvo un gran éxito artístico pero representó un rotundo fracaso económico por la extraordinaria inversión monetaria que había precisado, lo que dejó a Diaghilev al borde de la bancarrota.

 

Prólogo: El bautismo

El rey Florestán XXIV y la reina han invitado a todas las hadas al bautismo de su hija, la princesa Aurora, para que sean sus madrinas. Mientras llegan con obsequios para el bebé, son interrumpidas por la presencia de Carabosse, el hada malvada. Está enfadada por no haber sido invitada y le regala a Aurora un huso, anunciando que un día la princesa se pinchará un dedo con él y morirá. El Hada de las Lilas, que aún tiene que ofrecer su regalo, promete que Aurora no morirá, sino que caerá en un profundo sueño del cual será despertada por el beso de un príncipe.

Acto I: El hechizo

Es el decimosexto aniversario de la princesa Aurora y cuatro príncipes han venido a pedir su mano en matrimonio. Catalabutte descubre a tres mujeres tejiendo. Horrorizado, porque el rey Florestán ha prohibido todos los husos y agujas, en un ataque de furia determina que las mujeres deben morir. La reina pide clemencia porque es el aniversario de su hija, así que el rey accede. Mientras Aurora baila, es interrumpida por una anciana mujer que le ofrece un huso. Curiosa, juega con él y se pincha en un dedo, cayendo en un profundo sueño. La anciana mujer, descubriendo su manto, se presenta como Carabosse y, tras recordar a todos su hechizo, desaparece. Entonces aparece el Hada de las Lilas para cumplir su promesa. Lanza un hechizo de sueño a todos y hace que crezca un espeso bosque cubriendo todo el palacio.

Acto II: La visión

Cien años más tarde, el príncipe Florimund está cazando en el bosque con los miembros de su corte. Ven a un ciervo y sus acompañantes lo persiguen, dejando al joven príncipe detrás, soñando pensativamente en el amor ideal. Aparece el Hada de las Lilas y le muestra una visión de la princesa Aurora. Florimund le implora que lo lleve al sitio donde está durmiendo. En las puertas del palacio, se encuentran con Carabosse, que es expulsada por el Hada de las Lilas. Al fin, Florimund despierta a la princesa Aurora con un beso: el hechizo se rompe y Carabosse es finalmente vencida.

Acto III: La boda

Los personajes de los cuentos de hadas asisten a la boda del príncipe Florimund y la princesa Aurora. Se unen a las celebraciones y el Hada de las Lilas bendice el matrimonio.

 

(Visited 615 times, 39 visits today)