Fidel Antonio Cortez

Fidel Antonio Cortez

 
 

a1

 
 
Actor teatro Sol del Río 32, egresado de Artes escénicas del CENAR 1976, le gusta disfrutar la música del silencio que lo transporta a su infancia terrena en Salcoatitán, pueblo que ama y que con sus personajes y anécdotas siempre lo acompañó en el exilio y en las migraciones vividas
 
 

a7

 
 

Platiquita

 
 
Don Chilo, pensativo, descansaba en la tarde en su patio esperando como de costumbre a Don Licho, viendo y jugando con un surco de hormigas que caminaban cargando unas hojitas y las migajas de pan a las que les  abría caminitos con un palito.

En eso escuchó la tosecita de Don Licho que un poco cabizbajo se le acercó como de costumbre, señalando al sol con su mano alzada y soltando suavemente y con respeto ancestral su ¡Buenas le dé Dios compadre!…

Don Chilo, atento, alzó la mirada y correspondió como debía. ¡Buenas compadre! … pues yo mire, tratando de entender cosas de la vida y jodiendo con estas hormigas… Oiga compadre…de repente así, (hace como que espanta una mosca en la cara), me ha dado en pensar de cuando me decían… ¡que los hombres no lloran!

Don Licho lo mira pensativo. No sólo es cuestión de ser o no ser hombre, compadre… es cosa de sentimientos, de sensibilidad… de ser hombre sensible, dijo contundente…

Don Chilo algo incómodo por lo que escuchó… No me joda, compadre, es que yo no pude llorar cuando murió mi nana…¡y no es que no la quisiera!

Don Licho. – Mire compadre. Usted está igual que mi agüelo que no pudo llorar la muerte de su nana… Don Licho elevó su mirada y suspiró nostálgico su recuerdo… él decía que quizás del susto se le pasmaron los llantos y se los tragó, pero bolo le agarraba la chillona…

Los dos se vieron a los ojos y calladitos con la vista siguieron el surco de hormigas que llevaban hojitas y migajas de pan
 
Fidel Antonio Cortez

(Visited 101 times, 10 visits today)